Publicado en: 16/06/2011

En crisis política y social, Grecia pone sus esperanzas en un nuevo gobierno

Giorgos Papandreou

El primer ministro griego, Giorgos Papandreu, se dirige a la nación en un mensaje televisado el 15 de junio

ATENAS (AFP) – Grecia, hundida en una profunda crisis política y social, ponía este jueves sus esperanzas en una remodelación del gobierno diseñada por un primer ministro cuya autoridad es contestada y que debe hacer aprobar un nuevo plan de austeridad, crucial para el país y para la zona euro.

El primer ministro socialista, Giorgos Papandreou, llamó solemnemente en la tarde del jueves a la unidad a sus diputados, algunos de los cuales habían contestado su plan de austeridad, que comporta nuevos sacrificios para los griegos, castigados por más de dos años de recesión y por el alza del desempleo.

Pero la adopción de estas medidas, que se votarán en el Parlamento a finales de junio, es la condición imprescindible impuesta por los acreedores del país, la Unión Europea (UE) y el Fondo Monetario Internacional (FMI), para desbloquear una nueva ayuda financiera al país, de nuevo al borde de la quiebra.

“El desafío está ante nosotros, es un momento histórico. O Europa escribe la historia, o la Historia borrará a la Unión Europea”, dijo Papandreou ante sus disputados.

El grupo parlamentario socialista, que dispone de una escasa mayoría de 155 diputados sobre 300, parece haber cerrado filas, aplaudiendo largamente a su jefe de filas.

Por la mañana, dos diputados socialistas renunciaron y otros 35 pidieron esta reunión urgente antes de la remodelación del gobierno, denunciando un “déficit de poder” y la ausencia de una política coherente.

Las dos renuncias no cuestionan el equilibrio parlamentario ya que los dimisionarios serán reemplazados por otros diputados socialistas.

Los debates que continuaban el jueves por la noche en el seno del grupo socialista podrían aplazar el anuncio de la nueva composición del gobierno al viernes por la mañana, indicó a la AFP una fuente gubernamental.

La remodelación gubernamental, subrayó Papandreou, tiene como objetivo dar “más eficacia y cohesión” al gobierno.

El primer ministro, sin embargo, no resolvió la principal incógnita con respecto al nuevo gobierno: el mantenimiento o no del actual ministro de Finanzas, Giorgos Papaconstantinou, bien considerado por los acreedores de Grecia, pero cuestionado por sus compatriotas.

Papaconstantinou es el artesano del saneamiento financiero del país y de las negociaciones con Bruselas, Fráncfort y el FMI, cuyo préstamo de 110.000 millones de euros, aprobado en mayo de 2010, acompañado de un primer paquete de austeridad, ha resultado insuficiente hasta el momento para permitir al país recobrar la confianza de los mercados.

En vista del aumento de la tensión política y social en el país, que el miércoles vivió otra jornada de huelga general, los países de la zona euro cerraron filas este jueves para tratar de hallar una salida a la crisis.

El comisario europeo para Asuntos Económicos, Olli Rehn, indicó que Atenas podría contar ya con el desbloqueo a principios de julio del quinto plazo del préstamo, por un monto de 12.000 millones de euros (17.000 millones de dólares).

“Esto significa que la financiación de la deuda soberana griega puede ahora garantizarse hasta septiembre”, dijo Rehn, que dejó para más adelante la concesión de un segundo plan de ayuda que se considera necesario para que Grecia evite, al menos de manera inmediata, una eventual suspensión de pagos.

El FMI anunció este jueves que condiciona la continuación de su ayuda financiera a Grecia a la adopción de las medidas económicas prometidas.

“Estamos dispuestos a continuar apoyando a Grecia con la condición de que se adopten las reformas de política económica acordadas con las autoridades griegas”, afirma la portavoz del Fondo, Caroline Atkinson, en un comunicado.

“Se ha avanzado en las negociaciones para asegurar la financiación total del programa y anticipamos un resultado positivo al respecto en la próxima reunión del Eurogrupo”, agregó.

En París, el presidente francés Nicolas Sarkozy, que se entrevistará el viernes con la canciller alemana Angela Merkel, exigió “espíritu de responsabilidad y sentido del compromiso” para “defender la moneda única”.

La Casa Blanca se unió a estas muestras de apoyo asegurando que es “importante” que el gobierno griego continúe las reformas económicas y que la UE es capaz de superar la actual crisis.

En los mercados, no obstante, los costos de los contratos de seguro contra el no reembolso de la deuda (CDS) batieron un nuevo récord este jueves, haciendo de Grecia el país de mayor riesgo en todo el mundo, según los mercados.

Publicidad Pagada

anuncie