Elecciones municipales confrontan pestes disfrazadas en RD

Se respira una calma tensa, se exaltan los postulados “candidatos aguacates”, como una treta muy audaz del caudillo disidente, resentido y rencoroso, el lomotil es almacenado y los antivirales escasean, ante el auge de la alarma de la coalición de las pestes verde, negra, colorá, blanca y sus compinches aliados contra el ciclo de nuestro brillante Danilo, todo un Pericles redivivo, expuestos los planes y perfiles de los aspirantes, exceso de cautela, limpieza y transparencia en entredicho.

Cada participante emula a Sancho Pansa en Barataria y cada “líder” a Don Jicoteo De La Rancha, nuestros municipios exhiben las mismas deficiencias del siglo pasado: transporte, seguridad, drenaje, saneamiento, agua potable, vialidad, juventud, infraestructuras, paisajismo, espacios públicos, basura, aulas, delincuencia, iluminación, terminales, buhoneros, y encuestas al revés, “ojalá que no se imponga la peste de la improvisación”.

Consignas altisonantes de los minoritarios dan la sensación de triunfo de la oposición, el próximo domingo veremos la verdadera fuerza electoral de cada uno y la verdadera intención popular, como punto de inflexión de las elecciones presidenciales y congresuales de mayo.

Nuestras principales organizaciones en contienda han sido gobiernos y las urnas son el mejor instrumento para evaluar sus gestiones, no es cuestión de propaganda ni de consignas, en la eficiencia es que está el detalle, ¿Han cumplido antes?, claro que no. La desigualdad abismal es palpable en nuestras ciudades, inmensos cordones de miseria a la vista, repotenciados por el arribo de los campesinos y los invasores haitianos, la escasez de servicios supera desafiantemente al crecimiento económico, cada municipio es un caos, parte de la “sociedad civil” anuncia su apoyo a la oposición, dizque para rescatar las instituciones.

Nuestro inmenso Danilo y ahora Gonzalo hacen ingentes esfuerzos por la institucionalidad, el crecimiento, el desarrollo, la inclusión, la democracia liberal y participativa, trabajando con valores y principios, nos dispensan un gobierno cada vez más eficiente, su manifiesto más común es el logro exhibido en cada sector. El fructífero y glorioso PLD es una maquinaria invencible, capaz de imponérsele con creces, abrumadoramente, a esa coalición de macos, cacatas y alimañas, conformada por esos pepehaschistas, dizque perremeitas, leonelistas, reformistas y sus compinches quienes pasaron ya por el poder y su mayor logro ha sido: “Donde dicen zape, dejan el pelerío”.

La artillería peledeísta esta engrasada, marcha triunfal contras esas hordas y huestes disfrazadas con los colores del carnaval y hasta nombres cambiados, pepehachistas, dizque perremeistas, reformistas, leonelistas y sus compinches, serán derrotados en las urnas, que esperan su pela cívica de calzón quitao.

Por Edgar Marcano
Desde Montreal-Canadá

Publicidad Pagada

anuncie