Publicado en: 13/01/2012

El rumbo de la campaña

editorial-despertar-dominicanoLAS RAMAS.- Llevo tiempo diciendo que las campañas de Danilo Medina y de Hipólito Mejía no van al tronco y que se pasan brincando de rama en rama como los monos.   Que cuando se sienten atrapadas por el centro, salen huyendo por la tangente.

Los Industriales quisieron corregir ese rumbo, en el ya olvidado almuerzo, y colocar la  discusión sobre rieles seguros. Pero qué va, de nada valió el intento. Lo primero o lo principal son los temas lights. Ahora andan entre guardias, peloteros y astrólogos: disparando a lo loco, bateando a las dos manos y perdidos entre las estrellas. El salto de Radhamés Zorrilla Ozuna del PRD al PLD tiene a los estrategas de Mejía de vuelta y media. No pensaron que ese tránsito tuviera tan buen resultado y que los peledeístas hallaran fórmulas de reciclar al ex general. Eso de “coronel de Peña Gómez” fue una genialidad, pues aunque agua pasada, todavía mueve molino. Se hace difícil demeritar una gloria establecida. Su deserción dolió, y mucho…

CON EL CUATRO.–  El hecho no debe extrañar, ya que se hace obvia la diferencia. De Zorrilla Ozuna se recordaba la ocasión en que siendo jefe de la Guardia Presidencial, en una parada militar en los  frentes del Palacio Nacional, le dio lo que popularmente se dice “yeyo”, o la vez que celebró antes de tiempo un nombramiento que finalmente no se produjo. O la folklórica repartición de dinero a favor de la reelección de Mejía. Pero ahora no. El Zorrilla Ozuna que juró por la causa de Medina o que reconoció públicamente al presidente Leonel Fernández líder nacional, fue una figura política mejor presentada. Ideológicamente confuso, pero eso es lo que menos importa. Después de Hugo Chávez en Venezuela, todos los menjurjes se permiten. Zorrilla llegó al PLD de la mano de Mahatma Gandhi y del Ché Guevara, que es como decir la paz y la guerra, pero igual con el cuatro por ciento a educación, que es una consigna que se levantó contra la administración de Fernández. O sea, que todo se lo consienten, pues lo recibieron como niño bonito. Con su exceso de tinte y de Final Nest…

La carta de Uribe Peguero…
Otra de mis aclaraciones se refiere a la invitación que le fue hecha al candidato Presidencial por el PRD Hipólito Mejía a una conferencia en el local del IGAFAR y la que también se hizo al candidato por el PLD Danilo Medina. Con suficiente anticipación, el presidente de este instituto, general Betances Nivar, invitó a la membresía a la conferencia que daría el licenciado Danilo Medina el 16 de noviembre del año pasado y a otra que daría Hipólito Mejía el día 30 del mismo mes. Sin embargo, posteriormente nos fue informado que la primera había sido pospuesta para otra ocasión (la de Hipólito Mejía se mantuvo para la fecha original). En la invitación a Danilo Medina no existió ninguna trampa o encerrona, era parte de una serie de invitaciones que durante el año entero hace el IGAFAR a distintas personalidades.

Los asesores del candidato peledeísta sabrán las razones por la posposición o rechazo definitivo de esta invitación pero como usted puede ver, a él se le invitó primero que al candidato perredeísta y si no asistió no pudo ser porque “ya se habían reunido con Hipólito” ya que él debió ser el primer disertante. No se podía temer a ninguna encerrona en contra de Danilo ni tampoco se “echó a correr” ninguna versión para justificar su negativa.

¿Sabe usted que Leonel Fernández nunca asiste a los actos oficiales que se celebran en las Fuerzas Armadas y ameritan la presencia del primer mandatario? Tampoco suele recibir al Ministro de las Fuerzas Armadas ni a los jefes de instituciones. Canaliza esos asuntos a través de uno de los generales que les sirven personalmente. Ha demostrado en todos sus períodos gubernamentales que el asunto militar no le va ni le viene. Es posible que Danilo Medina piense en la misma forma y por eso, también rechace contactos “con esa gente”.

El IGAFAR afilia no solo a militares que formaron parte de “los coroneles de Peña Gómez”, sino a ex oficiales que simpatizan con todos los partidos políticos. De hecho, algunos seguidores de Danilo Medina y del PLD han dirigido el instituto y constituyen planchas para la selección de su Presidente. Danilo recibiría el trato cortes que se merece y el que han tenido otros invitados. No había ningún gancho ni se le irrespetaría. No somos tan bestias como algunos nos presumen.

Otras  aclaraciones: Zorrilla Ozuna no fue candidato a Senador por El Seibo en el año 2010, lo fue por Hato Mayor de donde es oriundo. La invitación que se le hizo a Hipólito Mejía y a Danilo Medina no fue al local de la Hermandad de Pensionados sino al local del Instituto de Generales y Almirantes Retirados de las Fuerzas Armadas (IGAFAR).  No espero que usted tenga la debilidad que muchos piensan que existe en quien rectifica equivocaciones, tampoco considero tener más credibilidad para usted que las fuentes que le proveen las informaciones que sustentan sus escritos, solo me conformaría con saber que usted ya habrá leído estas páginas y estará enterado de la versión de los hechos que un simple militar retirado le expresa con el mayor respeto y apego a la verdad.

Publicidad Pagada

anuncie