Publicado en: 07/12/2011

El electorado no resiste tanto de lo mismo

editoria-despertar-dominicanoLA ÉPOCA.– El tiempo de ahora hasta Reyes pertenece al gobierno, y en ese lapso deberá dar pan en abundancia, pues Navidades y Año Nuevo se prestan para los hartazgos y las borracheras.

Sería tonto de parte de la Oposición salir a competir con los repartos oficiales, pues nadie le ganaría al Presupuesto o a una administración sin los frenos del Fondo Monetario Internacional. Ahora, no es para que este período los partidos y sus candidatos se lo pasen durmiendo, o esperando que la resaca de la población no sea larga. La oportunidad es de paso y repaso y de prepararse para la segunda quincena de enero, cuando el país haya vuelto a su normalidad. La campaña, insisto, tiene la sangre cansada y ya no se fabrican esos tónicos que hicieron a Jack Veneno el mejor luchador de la bolita del mundo. Si se vuelve con los mismos spots, cuñas, vallas, discursos y caravanas, uno de los dos principales, o Hipólito Mejía o Danilo Medina, va a estar feo para la foto. El electorado no resiste tanto de lo mismo, y ni siquiera en los tránsfugas hay cambios…

LA HUIDA.– Nadie puede esperar debates sobre los problemas reales y permanentes del país, pues cuando se suscitan desde fuera y se obliga a los candidatos a discurrir sobre ellos, a la primera oportunidad les salen huyendo. ¿De qué sirvió la comparecencia en el almuerzo-aniversario de la Asociación de Industria de la República Dominicana? La convirtieron en chisme y el efecto no duró ni una semana. Era ocasión para que se entrara en el análisis de las soluciones de uno y otro. Incluso, esa tarea bien pudieron llevarla a cabo los equipos de campaña, como naturales  cajas de resonancia de las opiniones de sus candidatos, o los medios, creando escenarios apropiados de discusión entre expertos. La política, se está viendo, no puede dejarse en las solas manos de los partidos, o de sus militancias, o de sus candidatos. La democracia necesita del fervor de otros sectores (económicos, sociales, culturales), pues si se margina a las llamadas fuerzas vivas, la campaña se desenvolverá entre el rebuzno y el bostezo. ¡Cuánto aburrimiento…!

ELLA.– La sociedad civil, sin embargo, a veces pierde la perspectiva y se entromete en campos que no son los más adecuados. Como los incidentes menudos con que se entretienen los partidos o que usan de mampara para excusar sus irresponsabilidades. Viven como los monos saltando de rama en rama y no van al tronco a debatir los asuntos de verdadera importancia. ¿Qué tiene que ver Anje o el Conep con los escarceos alrededor del Centro de Cómputos de la Junta Central Electoral? Presionar o intervenir no favorece la institucionalidad del organismo, pues más que querella,  lo que hay ahora es un pulso. ¿A cuál de los bandos dar la razón? ¿Al PRD que no quiere a Franklyn Frías o al PLD que lo apoya? No puede hablarse de institucionalidad, o demandarla, y al primer conflicto, desbordarla. No tiene sentido ni razón que recurra a la fórmula de “a río revuelto, ganancia de pescadores”, ya que entre sus negocios no están los peces. Si en vez de confabularse con unos o con otros, los escarmentarán, ese affaire hace rato que se hubiera superado…

EL INVENTO.– Los políticos dominicanos son necios, pero sobre todo mañosos, y llevan tanto tiempo siendo los mismos, que debieran reconocer sus fastidios al vuelo. Por ejemplo, cuando no logran coro afuera, se entregan adentro e imponen sus soluciones, según ellos, consensuadas. ¿Qué pasó con la recusación al presidente de la Junta Electoral de Santiago? Cuando se entendía que la guerra se ampliaba, y que además de Vietnam, iba a pelearse en Camboya, se deponen las armas. Como si fuera un juego de niños con muñecas. Ahora se alega que la Central no es legítima, que con su existencia se viola la Constitución. Nada. Recoger el conejo, meterlo de nuevo en el sombrero de copa, apagar las luces y cerrar el circo, como si nunca hubiera habido acto de magia. El Alzheimer es un cruel sufrimiento en el ser humano, pero en el político es una virtud. Si se olvida de todo puede crear un mundo nuevo cada día, como acaba de hacer Enmanuel Esquea Guerrero con su hallazgo genial. Que se sepa, nunca fue ante la actual JCE a dilucidar asuntos internos del PRD, que serán por igual ilegítimos…

Publicidad Pagada

anuncie