Publicado en: 01/12/2011

El dominicano de la “Voz de Oro” se destaca como locutor en Montreal

Juan-Francisco-de-Jesúsus-kiko

El locutor dominicano de la voz de oro Juan Francisco de Jesús alia Kiko.

MONTREAL, Qc. Canadá.- Juan Francisco de Jesús, alía “Kiko”, es un personaje importante en la ciudad de Montreal, Canadá,  y un incansable trabajador, ya que desde las 8:00 de la  mañana, este mecánico con la voz de barítono maneja un garaje de muffler muy popular en el barrio industrial de Montreal Norte, y por la noche se transforma en locutor de radio.

Los jueves el ejerce la locución,  animando a los radioyentes por la emisora  106.3 CKIN-FM con el programa  “Románticamente  Kiko”, en horario  de 8 de la noche a 3 de la madrugada, y los viernes, de 10 de la noche a 6 de la madrugada en el programa “De Fiesta Con Kiko”.

Como si fuera poco, todos los días de lunes a viernes de 12:30 a 2:30 de la tarde, Kiko conduce el programa “Energía Positiva”, por la emisora haitiana CPAM 1610 AM.

Ese programa es transmitido en directo desde los estudios de Kiko Muffler en el segundo piso del garaje.

Además de todo esto, este gran fanático de la filosofía positiva tiene su propia emisora en internet (www.elkiko.com) que transmite 24 sobre, 7 días a la semana.

“Yo hago mi trabajo con amor y dedicación, porque siempre me gustó trabajar y la locución me gusta desde pequeño”, explicó el simpático Kiko.

En otro mundo, digamos paralelo, Kiko es uno de los locutores de radio más activos y populares de los sectores  latinos de este país.

En  un ambiente de soldadura,  Kiko sube al segundo piso para mandar un saludo por su radio internet o al medio día para animar por la emisora haitiana, programa que transmite en directo desde los estudios de Kiko Mufflers.

Mientras abajo los mufflers hacen ruido, arriba Kiko pone salsas y merengues endiablados.

COMO LLEGÓ KIKO A ESTA DOBLE VIDA

Como muchos dominicanos, Juan Francisco  de Jesús aprendió la mecánica antes de aprender a leer y escribir, y a la edad de 20 años, él ya era dueño de su garaje en la ciudad de Higüey, República Dominicana.

Cuenta Kiko, que llamó a Radio Sol para pasar un anuncio, el director de la emisora le gustó su voz de barítono y allí mismo le ofreció un micrófono.  “Lo intenté, me interesó  y seguí”, nos dice Kiko.

Lo “mejor” no vino sólo. Kiko trabajó en la construcción, soldadura, manifacturas y en el campo antes de comprar su propio garaje en 1996 y regresar poco a poco a la radio.

Su experiencia de inmigrante lo ayudó a tener esa fuerza de positivismo, la cual se ha vuelto su marca de

Su optimismo, que siempre está acompañado de sabios consejos sobre las dificultades de la vida, han hecho de él un motivador en el aire.

Publicidad Pagada

anuncie