Publicado en: 25/01/2012

El caso Shafia: defensa pide al gran jurado declarar inocente a los acusados

Victimas-caso-familia-Shafia

Las victimas: Geeti, de 13, Sahar, de 17 y Zainab, de 19, y la primera esposa de Shafia, Roma Amir Mohammad.

KINGSTON, Ont. Canada.- Este martes iniciaron los argumentos finales en el juicio a la familia Shafia, en Kingston, Ontario. La defensa de los acusados señaló que quedaron muchas preguntas sin respuestas y culpó a los medios por tratar de culpar a los tres acusados.

El abogado de Mohammad Shafia dijo que se debe declarar inocente a su cliente, el empresario afgano acusado de asesinar, en complicidad con su segunda esposa e hijo, a sus tres hijas adolescentes y a su primera esposa.

Peter Kemp dijo que los eventos que plantea la Corona no concuerdan en tiempo con la evidencia presentada. La familia Shafia tuvo que haber ahogado a cada uno de sus familiares, poner sus cuerpos en un vehículo Nissan en el que viajaban y empujarlo hacia las aguas del Canal Rideau, en Kingston, Ontario.

El abogado dice que solo se presentaron especulaciones sin ningún tipo de prueba contundente.

Shafia, de 59 años, Tooba Yahya, de 42 y su hijo Hamed, de 21, están acusados de asesinar a sus hijas, Geeti, de 13, Sahar, de 17 y Zainab, de 19, además de la primera esposa de Shafia, Roma Amir Mohammad.

Los cuerpos de las víctimas fueron encontrados dentro del Canal Rideau en junio de 2009.

El forense determinó que las mujeres murieron ahogadas, aunque no pudo decir si estaban muertas antes de ser lanzadas al agua. La Corona dice que Shafia planeó el asesinato porque sus hijas mayores habían manchado el honor de la familia por tener un estilo de vida liberal y tener novios.

Los fiscales tienen la teoría de que las víctimas fueron asesinadas o les hicieron perder el conocimiento antes de ponerlas en el carro y empujarlo al agua con su otro vehículo. Pedazos de una camioneta Lexus de la familia fueron encontrados en la escena del crimen.

Por otra parte, el abogado de Tooba Yahya, David Crowe, señaló que la tesis del crimen de honor no es sólida. Señaló que en Afganistán el crimen de honor es repudiado, cosa que también argumentó Kemp, señalando que en el Corán no se habla nunca del crimen de honor.

Pero la Corona dice que la evidencia es suficiente para juzgar a los tres familiares. Durante las más de 10 semanas de juicio se presentaron grabaciones en las que Shafia maldecía a sus hijas y las llamaba prostitutas, incluso después de muertas.

De igual forma las declaraciones de los acusados fueron contradictorias en muchos momentos. Además varios testigos señalaron que la familia tenía muchos problemas y que sus hijas eran maltratadas constantemente.

Se espera que mañana la parte acusadora presente sus últimos argumentos y luego se den las instrucciones a los 12 miembros del jurado que iniciarían las deliberaciones tras 58 testimonios y 162 piezas de evidencia presentadas.

Publicidad Pagada

anuncie