Publicado en: 30/06/2015

El blindaje

Luis Encarnacion Pimentel

Luis Encarnación Pimentel

Superado el elemento político fundamental de lo que apuntaba a la crisis mayor del PLD  en su historia con el acuerdo Leonel-Danilo de último momento que se anunció, cabía esperar que en su reunión de ayer el Comité Político de la organización que fundara Bosch pusiera en agenda algunas reglas de juego mínimas para garantizar la unidad partidaria y la integración de todos los peledeístas a la campaña electoral de Medina del 2016.

Para que quede claro que -fuera de cualquier mal sabor- hay  buena intención, y es descartable la posibilidad  de que alguien piense “hacer una coca”, se impone un seguimiento y aplicación en el menor tiempo posible del pliego de puntos que dieron lugar al acuerdo entre las dos principales figuras del partido oficial y que, por consiguiente, evitaron el desenlace negativo que se perfilaba.

Hablamos, fundamentalmente, de los aspectos de carácter institucional no tocados por los asambleístas en la reforma reciente a la Constitución y  que, además de ser referidos por el expresidente Leonel Fernández en su discurso al país, fueron claves para que se diera el entendimiento de las partes, como es el “blindaje” sugerido para que en el futuro la Carta Magna no pueda ser modificada tan fácilmente por un gobernante de turno.

Al margen de no arriesgarse a que “el Estado lo venciera”, si algo puede aportar la posposición  o “sacrificio” de la candidatura del doctor Fernández en beneficio del fortalecimiento institucional  es el “blindaje” sugerido e incluido en el acuerdo que, al hacerlo público, el secretario Reinado Pared dijo que se aplicarían “oportunamente”.

Esto viene a cuenta,  por una campañita que busca darle larga a las cosas, dejarlas al tiempo, para que se caigan, como lo  del  Referéndum  y el aumento de los porcentajes para modificar la Constitución. Se alega que  esta no se  debe “manosearse” de nuevo, pero el asunto es que el “manoseo” reciente fue fruto de un acuerdo, que esta inconcluso  y debe cumplirse para que no haya nuevos “tranques” ni traumas.

Lo malo fue  haberla tocado (¿).

Por Luis Encarnación Pimentel
Listin Diario

Publicidad Pagada

anuncie