Publicado en: 19/12/2010

El abogado de Chénier Dupuy reclama una pena de un día de prisión

MONTREAL, QC.- Mientras el abogado de la Corona (el fiscal) David Simon reclama ocho años de prisión para un presunto líder de la pandilla los Bloods (los rojos), quien fue detenido con una cantidad de droga, la cual una ves separada equivaldría a 900 rocas de crack.

El abogado de Chénier Dupuy reclama para su cliente una pena de un día de prisión adicional a su detención preventiva, quien esta tras las rejas desde octubre de 2008.

El abogado Serge Lamontagne le dijo al juez Jean-Pierre Boyer que su cliente descrito como jefe de los rojos o los Bloods, no era un mafioso de tan alto calibre como insinúo el experto en pandillas de la policía de Montreal, el detective sargento Jean-Claude Gauthier

Sobre todo porque las acusaciones que lo llevo a ser condenado el pasado 16 de abril por el fallecido juez Jean-Pierre Bonin, fue por posesión y tráfico de 90 gramos de crack, lo que equivale a la cantidad masiva de 900 roca, también por posesión y tráfico de 361 gramos de cocaína, dos kilos de marihuana, de hachís, y en ningún momento fue condenado por gangsterismo.

“En su declaración el experto de la policía declaró como si quisiera que mi cliente fuera declarado culpable por algo que no esta acusado”, deploro el abogado Lamontagne.

Asimismo, indicó que muchos de los antecedentes penales del hombre de 34 años de edad, estaban equivocado o menos graves de lo que podría parecer.

Por ese motivo, pidió que su cliente cumpla un solo día mas de prisión, ya que este lleva dos años y dos meses en prisión preventiva.

El arresto se había producido un par de semanas después de haber salido de la cárcel, luego de haber pasado unos cuantos meses encerrado por otros delitos.

Al momento de su detención Dupuy conducía un carro de marca Lexus, cuando la policía reviso el auto encontró 2,3 kilos de marihuana, lo que hizo que los agentes policiales se dirijan a la casa del acusado en Laval donde vivía con su concubina Stéphanie Castrilli y allí pudieron descubrir el resto de los estupefacientes.

En pocas semanas de haber salido de la prisión, también sobrevivió a un disparo que le hicieron en el interior del club de bailarinas el Solid Gold.

Stéphanie Castrilli, concubina de Chénier Dupuy también fue encontrada culpable, aunque por crímenes inferiores.

 

Publicidad Pagada

anuncie