Publicado en: 07/07/2011

EEUU: Congreso debate tratados de libre comercio pero desacuerdos persisten

El Capitolio de Washington

El Capitolio de Washington sede del Congreso de EE.UU.

WASHINGTON (AFP) – El Congreso estadounidense realizó este jueves debates clave sobre los acuerdos de libre comercio pendientes, con Colombia, Panamá y Corea del Sur, que dejaron en evidencia persistentes desacuerdos entre demócratas y republicanos que amenazan con hacerlos fracasar.

No obstante, en los debates que sirvieron para proponer enmiendas no vinculantes a los proyectos de ley de implementación de los tratados, ambos partidos se mostraron dispuestos a seguir negociando para tratar de salvar las diferencias.

“No voy a cerrar la puerta. (…) Hay oportunidad desde hoy hasta que el presidente envíe las leyes finales para encontrar otra manera” para aprobar tanto los TLC como un programa de subvenciones a trabajadores llamado TAA, dijo el jefe de la comisión de Finanzas del Senado, el demócrata Max Baucus.

La renovación del TAA, que expiró en febrero, se encuentra en el núcleo de las discrepancias.

Ese programa, que con un costo de 1.000 millones de dólares para ayudar a trabajadores afectados por el comercio exterior es rechazado por oneroso por los republicanos, fue vinculado al acuerdo comercial con Corea del Sur por el Senado, dominado por los demócratas.

Por su parte, la mayoría republicana en la Cámara rechazó incluirlo dentro de los proyectos de ley de los TLC en el debate de este jueves.

Estas discusiones se vuelven más complicadas, ya que los republicanos y el gobierno de Barack Obama se encuentran enfrascados en duras negociaciones por el déficit del país.

Los debates informales de este jueves fueron un paso crucial para que los legisladores presenten enmiendas a los TLC, que serán estudiadas por la Casa Blanca.

Una vez que el gobierno envíe los acuerdos estos deberán ser aprobados o rechazados por el Congreso sin modificación, según los reglamentos para leyes comerciales.

El jefe de la comisión de Medios y Arbitrios de la Cámara, el republicano Dave Camp, se mostró abierto a estudiar la renovación del TAA, pero sólo si es separado de los acuerdos comerciales.

“Sin importar qué decidirá la Cámara, el Senado y el gobierno sobre el TAA, algo está claro: no podemos permitirnos que estos acuerdos sigan languideciendo. El resto del mundo está avanzando y arriesgamos perder mercados y puestos de trabajo si no actuamos”, dijo Camp.

Los republicanos han hecho de la aprobación de esos tres tratados de libre comercio un asunto de principios.

El gobierno de Barack Obama ha advertido que no los enviará al Congreso si no se renueva el programa de subvenciones, que expiró en febrero pasado.

No incluir el TAA “está en desacuerdo con las intenciones del gobierno”, afirmó el martes el representante comercial (USTR), Ron Kirk.

En los debates, legisladores demócratas no lograron vincular un plan de acción acordado entre Bogotá y Washington para garantizar derechos laborales en Colombia al acuerdo comercial entre ambos países.

Los gobiernos colombiano y panameño han introducido a marchas forzadas importantes cambios en sus legislaciones para acatar las demandas de mejoras laborales y fiscales que exige Washington.

El TLC con Colombia está pendiente de aprobación desde 2006, los de Panamá y Corea del Sur desde 2007. Los tres aumentarían las exportaciones estadounidenses en 12.000 millones de dólares y crearían decenas de miles de puestos de trabajo.

Tanto el gobierno como los congresistas quieren ratificar los acuerdos comerciales antes del receso del Congreso en agosto. Legisladores han advertido que luego será difícil porque los preparativos hacia las elecciones presidenciales de 2012 tornarán aún más polarizado el clima político.

Publicidad Pagada

anuncie