Publicado en: 16/02/2018

EE.UU. acusa a 13 rusos de lanzar una “guerra informativa” contra sus comicios de 2016

El diputado procurador general Rod Rosenstein anuncia la acusación formal a 13 ciudadanos rusos y tres entidades rusas por violar las leyes penales con la intención de interferir “con las elecciones y los procesos políticos de los Estados Unidos” durante una rueda de prensa celebrada en la sede del Departamento de Justicia en Washington, Estados Unidos hoy, 16 de febrero de 2018.

WASHINGTON, (EFE).- El presidente de EE.UU., Donald Trump, reiteró hoy que su campaña para las elecciones presidenciales de 2016 “no hizo nada malo” y consideró que los cargos que presentó hoy el fiscal especial de la trama rusa contra trece rusos muestran que no hubo confabulación con el Kremlin.

“Rusia comenzó con su campaña contra EE.UU. en 2014, mucho antes de que yo anunciara que me presentaba para ser presidente. Los resultados de las elecciones no se vieron afectados. ¡La campaña de Trump no hizo nada mal, ¡no hubo colusión”, dijo Trump en su cuenta de la red social Twitter.

Trump reaccionó así a los cargos que el fiscal especial Robert Mueller, encargado de investigar la trama rusa, presentó hoy contra trece ciudadanos y tres entidades de Rusia por haber lanzado “una guerra informativa” en Internet para dividir a la sociedad estadounidense.

El equipo de Mueller investiga la injerencia de rusa y los supuestos lazos entre Rusia y la campaña presidencial de Trump.

Actualmente, el fiscal especial tiene dos líneas abiertas en su investigación: una por los supuestos intentos de Trump para obstruir a la Justicia, por ejemplo, con el despido del director del FBI, James Comey; y otra por los contactos que tuvieron miembros de la campaña de Trump con Rusia durante las elecciones.

En ese caso, Mueller quiere averiguar si miembros de la campaña de Trump ayudaron a los rusos a influir en las elecciones de 2016 mediante ataques cibernéticos, algo que las agencias de inteligencia de EE.UU. consideran un hecho, pero que el presidente ruso, Vladimir Putin, ha negado rotundamente.

Las agencias de inteligencia, de hecho, colocan a Putin a la cabeza de la conspiración contra Estados Unidos.

En su escrito de hoy, Mueller aseguró que los trece acusados comenzaron en 2014 a “sembrar la discordia” en el sistema político de EE.UU. y, para ello, usaron identidades falsas en redes sociales para convocar movilizaciones, normalmente, en apoyo de Trump y en contra de la candidata demócrata, Hillary Clinton.

Mueller afirma que algunos de los acusados interactuaron con estadounidenses asociados con la campaña de Trump, cuyos nombres no menciona y que no se dieron cuenta de que estaban siendo manipulados.

Hasta el momento, la investigación de Mueller sobre la trama rusa ha llevado al enjuiciamiento de cuatro personas relacionadas con el mandatario: su exasesor de seguridad en la Casa Blanca Michael Flynn; su exjefe de campaña Paul Manafort; su “número dos” en la campaña Rick Gates; y otro exasesor, George Papadopoulos, que trabajó para el magnate durante las elecciones.

Publicidad Pagada

anuncie