Publicado en: 01/04/2011

Ecuador: se agrava pugna entre Correa y la prensa en los estrados judiciales

rafael correaQUITO.-  Dos periodistas, un columnista, tres directivos de un diario y el mismo diario han sido denunciados ante la justicia en las últimas semanas por el presidente de Ecuador, Rafael Correa.

Este jueves, el diario El Universo, el periódico de mayor circulación en el país, publicó un comunicado en el que rechaza la demanda por US$80 millones que el presidente Correa interpuso en contra de Emilio Palacio, editor de Opinión del periódico; Carlos, César y Nicolás Pérez, directivos del medio; y contra el propio rotativo, bajo el cargo de injurias.

La demanda, que además pide tres años de cárcel para los querellados, se origina en una columna de opinión firmada por Emilio Palacio y publicada en El Universo el 6 de febrero de 2011, relacionada con las acciones del presidente durante la revuelta policial del 30 de septiembre, una jornada que terminó con el rescate militar del mandatario de un hospital donde permaneció retenido por varias horas.

 

En el artículo se señala: “El Dictador debería recordar, por último, y esto es muy importante, que con el indulto, en el futuro, un nuevo presidente, quizás enemigo suyo, podría llevarlo ante una corte penal por haber ordenado fuego a discreción y sin previo aviso contra un hospital lleno de civiles y gente inocente”.

 

En su demanda, el mandatario manifiesta que lo escrito por Palacio es falso y mancilla su honra, y señala que los directivos de El Universo “han coadyuvado como autores” de las supuestas calumnias.

 

Este jueves, el secretario de Comunicación, Fernando Alvarado, inquirió: “¿Quién dice que las opiniones expresadas en los medios no deban ser validadas?, ¿Acaso al acusar de dictador y asesino no se están violentando los derechos del ciudadano presidente?”

El Universo, en su comunicado, anunció que responderá al presidente Correa “como corresponde en el ámbito judicial”.

 

“El Gran Hermano”

El mandatario ecuatoriano además ha demandado a los periodistas Christian Zurita y Juan Carlos Calderón, autores del libro “El Gran Hermano”, en el cual se desarrolla la investigación publicada en diario Expreso, en junio de 2009, en la que se asevera que Fabricio Correa, hermano del presidente, mantenía millonarios contratos con el Estado.

 

Rafael Correa acusa a los dos periodistas por daño moral y pide una indemnización de US$10 millones. El punto central de la demanda tiene que ver con la afirmación de que el presidente sí sabía de los contratos de su hermano antes de que el caso fuera hecho público por Expreso, lo cual el mandatario lo ha negado.

 

Los periodistas Zurita y Calderón han reiterado que en su libro se señala tal afirmación citando como fuente al propio Fabricio Correa, quien en las últimas semanas ha repetido en diversos medios de comunicación que el mandatario conocía de su accionar con el Estado.

 

El presidente Correa señaló días atrás que no enjuiciará a su hermano “por respeto a mi madre”, pero que sí mantendrá el juicio contra los periodistas.

 

Pugna constante

“La intención con estas demandas es clara: poner miedos o amedrentar a los periodistas”, dijo a BBC Mundo el presidente de la Unión Nacional de Periodistas, Vicente Ordóñez, para quien “lo que está en riesgo es la libertad de expresión”.

 

“¿Acaso el gobierno busca una prensa que diga solo lo que el oficialismo pretende que se diga a la ciudadanía?”, señaló Ordóñez, y añadió: “Los periodistas no rehuimos a la justicia, nos sometemos a ella. Pero lo que tememos es que no haya equilibrio en la aplicación de la justicia en el momento del juzgamiento de un periodista”.

 

Por su parte, para el ex periodista y actual asambleísta del oficialismo y vicepresidente de la Asamblea Nacional, Rolando Panchana, con las demandas presentadas “el presidente, como todo ciudadano, está ejerciendo su legítimo derecho a la defensa de sus derechos”.

 

La pugna entre el presidente Correa y la prensa no es nueva. En 2007, el mandatario demandó al diario La Hora por un artículo de opinión en un proceso que finalmente fue archivado.

 

Rafael Correa ha señalado a periodistas y medios con calificativos como “prensa corrupta” y “sicarios de tinta”, y su gobierno ha emitido innumerables cadenas de radio y televisión para criticar a periodistas y rechazar informaciones de prensa.

 

De otro lado, las demandas fueron entabladas justo cuando en el país se debaten las diez preguntas del referéndum del 7 de mayo, entre las cuales se consulta si se debe prohibir que los dueños de empresas de comunicación privadas tengan acciones en negocios fuera del ámbito comunicacional, y si debe existir un Consejo de Regulación “que establezca criterios de responsabilidad ulterior de los comunicadores o medios emisores”.

Por: Paúl Mena Erazo

Publicidad Pagada

anuncie