Publicado en: 18/07/2011

Dos muertos y dos heridos en una finca azucarera de San Pedro de Macorís

escena de crimenSANTO DOMINGO, RD. (EFE).- Dos personas murieron hoy y otras dos resultaron heridas de gravedad en unos incidentes ocurridos en una finca de cultivo de caña de azúcar que explota la empresa española Azucarera Porvenir, en la localidad dominicana de San Pedro de Macorís, informó a Efe un portavoz de la compañía.

Los hechos ocurrieron cuando uno de los fallecidos, el sargento de la Policía de San Pedro de Macorís, Orlando de los Santos Santero, supuestamente efectuó varios disparos y uno de ellos alcanzó en la cabeza a un trabajador dominicano, identificado como “Quico”, quien murió en el acto.

Los disparos también hirieron de gravedad a dos trabajadores locales, identificados como Orlado y Martíres, y uno de ellos fue intervenido quirúrgicamente de urgencia ante la extrema gravedad de su situación.

La fuente indicó que al producirse estos hechos uno de los trabajadores, “en un intento de defender la vida propia y la de sus compañeros heridos”, arremetió con un tractor contra el sargento, quien supuestamente inició los disparos, y le causó la muerte.

El gerente del área agrícola de la compañía, Manuel Domínguez Sanz, dijo a Efe que además el sargento de la Policía recibió una herida de arma blanca, y explicó que el empleado dominicano que supuestamente le arrolló, conocido por el apodo de “El gago”, también resultó herido y fue posteriormente detenido.

Explicó que, además del sargento de la Policía, intervino otro hombre conocido como “El gringo”, quien se dio a la fuga.

Estos incidentes se producen después de reiteradas denuncias de Azucarera Porvenir acerca de las presiones a la que está siendo sometida por parte del Consejo Estatal del Azúcar (CEA) y por la presencia de hombres armados, a cargo de este organismo, que tratan de desalojar de las colonias a sus trabajadores.

Azucarera Porvenir y el CEA firmaron el 22 de septiembre de 2010 un contrato de arrendamiento por 30 años que incluía la entrega a la empresa de 6.000 hectáreas de los ingenios Santa Fe y Porvenir, ubicados en San Pedro de Macorís, por un precio anual de un millón de dólares.

La empresa denuncia que, sin embargo, el CEA ha entregado el 50 por ciento de las tierras del Ingenio Porvenir a Constructora Castelar, constituida por el Grupo Vicini-Campollo, integrado a su vez por dos de los principales productores azucareros del país, y otro 20 porciento a la compañía Alcoholes Finos Dominicanos.

Según los responsables de la empresa española, pese a la existencia del contrato, parte de los terrenos le fueron otorgados a Constructora Castelar que interpuso una demanda en la que reclamó a Azucarera Porvenir el desalojo, pero esta demanda fue desestimada.

La compañía dominicana reclama el terreno porque tiene otro contrato de arrendamiento de fecha 21 de octubre con el CEA de 2010, y estima que la española los ocupa ilegalmente.

La empresa española afirma que, desde principios de mayo, grupos de militares armados asignados al CEA, personal de seguridad y trabajadores de Constructora Castelar se presentan con asiduidad en sus campos para impedir el trabajo de su personal.

La compañía reiteró esta semana que las presiones no sólo se mantienen, sino que se han intensificado, y dijo que en el incidente anterior a lo ocurrido hoy fue agredido uno de sus trabajadores, y que destrozaron plantaciones de caña que acababan de brotar, además de otros terrenos.

Pocas horas antes de que se produjeran los hechos de hoy, Porvenir pidió a las autoridades dominicanas que tomen medidas para detener estos episodios violentos.

Ante estos incidentes, el embajador español en la República Dominicana, Diego Bermejo; y la representante de la UE en el país, Irene Horejs, realizaron gestiones ante el canciller local Carlos Morales Troncoso, y como resultado de ellas el ministro citó al director del CEA para transmitirle la necesidad de encontrar una solución a este conflicto.

Una fuente de la Cancillería dominicana confirmó hoy a Efe los incidentes, de los que Porvenir informó también a la embajada española y a la empresa Vicini, pero indicó que no se dispone de información precisa a la espera de las investigaciones que se han abierto para esclarecer los hechos.

Publicidad Pagada

anuncie