Dominicana enfrenta enemigo letal sin precedentes

Ante tan indeseada amenaza, nuestro inminente general en jefe, Gonzalo en una actitud muy humana, invoca a la unidad ante este reto, se solidariza con el protocolo y oferta gel antiséptico para todos.

Se exalta el empate en las elecciones municipales, el raro virus chino circula entre casos positivos y muertes, la letalidad viaja por el aire, el país está paralizado, la autoridad monetaria anuncia medidas de mitigación, el proselitismo recesa, la gobernanza expresa una esplendidez fuera de serie, leones, tayotas y molondrones bailan la danza ritual del alejamiento de la muerte.

Se gesta un estado de emergencia, se restringen las libertades, en plena cuaresma el clero suspende las solemnidades, se cierran las fronteras, se limitan las actividades comerciales, el gobierno trabaja a medias, las audiencias se posponen y las cárceles adoptan precauciones, los centros educativos cierran temporalmente sus puertas, transportistas acogen el orden y la limpieza prudencial, aún no está claro la protección social a los trabajadores ante esta pandemia.

Los más optimistas dicen garantizar los suministros de bienes y servicios, hasta la DGII concede prorrogas para los pagos de los impuestos, ignoramos el alcance y el impacto de esta peste, otros virus asociados a la influenza circulan por nuestro país, afectando a la población, sostener la salud donde la gran mayoría vive hacinada no es tarea fácil, las formulaciones y protocolos para este caso son universales.

Toda República Dominicana baila hoy una danza macabra, en adición al virus chino, entre las pestes de políticas de los Dioses del olimpo, encaramados en su ego y amurallados en el boato, pareces que los Dioses superiores los convidan a bajarse de esas cotas, en mera permutación ritual electoral, hoy libramos una jornada contra un enemigo letal sin precedente.

Por Edgar Marcano
Desde Montreal-Canadá

Publicidad Pagada

anuncie