Publicado en: 21/07/2011

Documentos divulgados por Wikileaks revelan “corrupción dentro de la administración de la SCJ de RD”

Rafael Luciano Pichardo

Rafael Luciano Pichardo

“Subero Isa le comentó a Hertell que dos hijos de Luciano Pichardo también estaban involucrados al aceptar grandes sumas de dinero”

SANTO DOMINGO, RD.- El presidente de la Suprema Corte de Justicia, Jorge Subero Isa, le comentó en septiembre de 2006 a Hans Hertell, entonces embajador de Estados Unidos en República Dominicana, que el vicepresidente de ese alto tribunal, Rafael Luciano Pichardo, le habría admitido que recibió US$40 mil de una persona, y que no sería “a cambio de nada”.

Subero Isa también comentó que se sabía que Luciano Pichardo había pedido al juez que en ese momento tenía a cargo el juicio contra Ramón Báez Figueroa y compartes, por la estafa de Baninter, que fuera “flexible” con la defensa.

Esta conversación entre el presidente de la Suprema Corte de Justicia dominicana y el embajador de los Estados Unidos forma parte de los documentos revelados por el sitio de Internet Wikileaks.

Según el documento confidencial del gobierno norteamericano, Subero Isa creía que el defensor de Ramón Báez Figueroa, el principal acusado (hoy condenado) por el fraude que quebró al Baninter, Marino Vinicio Castillo (Vincho), conspiraba para quitarle la presidencia de la SCJ y sustituirlo por Luciano Pichardo, por conveniencia para su cliente.

“Subero le confió a Hertell y a Bullen que el vicepresidente de la SCJ, Rafael Luciano Pichardo parece estar profundamente involucrado en la corrupción oficial y posiblemente esté tratando de subvertir el juicio que se lleva a cabo en la actualidad contra los individuos implicados en el colapso fraudulento del Banco Intercontinental (Baninter), en 2003.  No obstante, Subero sugirió que el Gobierno dominicano no tomaría ninguna acción en contra de Pichardo”, reza el cable en un resumen que lo encabeza.

Sobre Subero Isa, la embajada de EE.UU pensaba que su debilidad era que no estaba dispuesto a enfrentar la corrupción en lo más lato de gobierno de manera directa.

En ese mismo documento se narra una conversación en la que Subero Isa le comentó a Hertell que dos hijos de Luciano Pichardo “también estaban involucrados al aceptar grandes sumas de dinero”.

“Se sabe que Pichardo le pidió al juez que presidió en el juicio criminal contra Baninter que ‘tuviera cierta flexibilidad’ en cuanto a las mociones de la defensa”, le habría comentado Subero Isa a Hans Hertelle, según consta en el cable 78252 O N F I D E N T I A L SANTO DOMINGO 002941, de fecha 13 de septiembre de 2006.

En esos momentos Hertell era el embajador estadounidense en Santo Domingo, y el presidente dominicano era Leonel Fernández, que agotaba el segundo año de su mandato comenzado en agosto de 2004.

En el documento confidencial, la embajada de EE.UU comenta que “el talón de Aquiles de Subero Isa era que no estaba “dispuesto a enfrentar la corrupción en los más altos niveles del Gobierno directamente”.

Asimismo, revela que se estudió la posibilidad de que despojar al vicepresidente de la Suprema Corte de Justicia, Rafael Luciano Pichardo, de la visa para poder viajar hacia los Estados Unidos. No obstante, este primer Wikileaks dominicano no especifica si se llegó a consumar esa medida.

A continuación el cable en su versión de traducción libre y el original en inglés:

78252 O N F I D E N T I A L SANTO DOMINGO 002941

Fecha de cable: 13 de septiembre, 2006

Traducción

1. Resumen. En una llamada de amplio espectro recientemente hecha por los embajadores Hertell y Bullen (DCM) relacionada con Jorge Subero Isa, presidente de la Suprema Corte de Justicia, éste último describió confidencialmente los planes para un futuro fortalecimiento del sector judicial, detalló la lucha contra la corrupción judicial y recalcó algunos de los temas más urgentes  sobre la reforma que enfrenta actualmente la República Dominicana.

2. Luego de la partida del personal perteneciente al Departamento de Estado y la USAID que había acompañado a los embajadores, Subero le confió a Hertell y a Bullen que el vicepresidente de la SCJ, Rafael Luciano Pichardo parece estar profundamente involucrado en la corrupción oficial y posiblemente esté tratando de subvertir el juicio que se lleva a cabo en la actualidad contra los individuos implicados en el colapso fraudulento del Banco Intercontinental (Baninter), en 2003.  No obstante, Subero sugirió que el Gobierno dominicano no tomaría ninguna acción en contra de Pichardo.  La embajada investiga si la revocación de la visa de Pichardo sería apropiado.  Fin del resumen.

Buenas noticias

3. (U) Subero dio inicio a la reunión atribuyéndole directamente el repunte de la economía dominicana (la tasa de crecimiento de 9% del PIB) a las mejoras en el sector judicial llevadas a cabo por los programas de la USAID.  Sugirió que, de no ser por el apoyo del gobierno norteamericano, habría sido poco el progreso en la lucha contra la corrupción judicial en los últimos nueve años.  Su conclusión final fue que la “asistencia moral” provista por Estados Unidos es, de hecho, más valiosa que la asistencia monetaria, considerándola de un “valor incalculable”.

El futuro de la Justicia Dominicana

4. (U) Contando con el continuado y amplio apoyo por parte de la USAID, Subero Isa detalló sus planes para el futuro del sector judicial dominicano.  Una esperada “segunda oleada” de proyectos y programas que incluirían:

— Establecer un centro de mediación, basado sobre lo que él definió como el gran “éxito” de un centro de mediación familiar patrocinado por la USAID en Santo Domingo.  De acuerdo a Subero, el compromiso parte de los dominicanos en la mediación es evidente en la reciente certificación de 69 centros de mediación familiar justificados por una tasa de éxito del 90% en todos los casos que han sido llevados a la mediación familiar en la actualidad.

–La creación de un “observatorio judicial”.  Como se estableció anteriormente en otros países latinoamericanos, esto proveería un foro de debate para los que toman las decisiones políticas, los miembros de la judicatura, la sociedad civil y los miembros de la comunidad internacional, tanto en cuanto a las opciones sobre políticas públicas como en la reforma judicial.

–Reorganización de las funciones administrativas de la judicatura para promover la transparencia y la eficiencia.  Esto incluiría una significativa descentralización de los múltiples poderes que actualmente tiene el presidente de la SCJ.

–Fortalecimiento y mayor uso del decreto sobre Libre Acceso al Público como una medida para impulsar la transparencia y enfrentar la corrupción; y

–Esparcir programas de administración y seguimiento judicial por todo el país (imitando el programa modelo actual en la provincia de La Vega).

5. (U) Subero también previó que se preserven las revisiones al Código de Procedimiento Criminal hechas en 2004.  Subero sugirió que, a pesar de la reciente vinculación de la prensa sobre los derechos garantizados para los acusados de crímenes y un aumento en la criminalidad en general, la transición del país hacia el Código revisado fue mucho menos traumática que la que experimentaron otros países.

Rechazó aseveraciones por parte de algunos en el sentido de que existe un vínculo entre los derechos de los acusados de crímenes y el crimen, señalando que la reacción contra el Código se basa en la confusión entre los conceptos sobre la “seguridad individual” y los “derechos del individuo”.

La duda por parte de los miembros de la Asociación de Abogados Dominicanos ya se resolvió, de acuerdo a Subero, en la medida en que los abogados de más edad, que al principio temían la competencia por parte de sus colegas más jóvenes y ágiles , se sienten más cómodos con la aplicación del Código.

6. (U) También se previó una mayor confianza en el sector judicial luego de que se retiren cinco jueces de la Suprema Corte de Justicia en los próximos cuatro meses.  Subero describió esto como poner la Corte en una “etapa de re-legitimación”, señalando que aunque algunos jueces obviamente “se resisten al retiro”, es necesario abrir espacios para los jueces jóvenes.  “Es saludable hacer cambios”.

7. (U) CAFTA-RD también tendrá un rol prominente en la vida de la judicatura.  En este sentido, el trabajo general sobre crímenes/temas económicos y el trabajo específico sobre el CAFTA-RD están incluidos en el entrenamiento judicial para todos los jueces entrantes.

8. (U) En términos del actual debate sobre la reforma constitucional, Subero confía en que la reforma se llevará a cabo finalmente, pero se sentía menos confiado en que esto sea algo positivo.  “El problema no es la Constitución”, dijo sin reparos, sugiriendo que el problema por el contrario está en la aplicación de las leyes existentes.

9. (U) En general,  lo que esta primera reunión mostró fue que Subero es un líder proactivo que tiene una gran afinidad con el mandato de la ley, el debate público y el uso de la tecnología en el sector judicial.

Y las malas noticias…

10. (C) Aunque la reunión que siguió mantuvo esta percepción, sí reveló el talón de Aquiles de Subero—no está dispuesto a enfrentar la corrupción en los más altos niveles del Gobierno directamente.

11. (C) La embajada recibió, sin haberlo solicitado, grabaciones ilegales que parecen formar parte de una campaña de descrédito contra Pichardo, con la sugerencia de que otros estaban tratando de influenciar sus votos en la Corte.

Una transcripción parcial también fue entregada aparentemente al periódico de investigación Clave Digital.  Aunque los propios comentarios grabados de Pichardo no contienen señal alguna de actividad no ética, ilegal o judicial, el artículo posterior de Clave Digital fue lo suficientemente dañino para que la embajada considerara prudente pedirle su opinión a Subero sobre el asunto.

12. (C) En respuesta, Subero señaló que Pichardo le había admitido, tanto a él como a otros jueces de la SCJ, que había aceptado $40,000d dólares de alguien cuyo nombre no mencionó, pero que no había sido a cambio de nada, explícita o implícitamente.

Subero señaló además que dos de los hijos de Pichardo también estaban involucrados al aceptar grandes sumas de dinero y que se sabe que Pichardo le pidió al juez que presidió en el juicio criminal contra Baninter que “tuviera cierta flexibilidad” en cuanto a las mociones de la defensa.

13. (C) Subero también cree, pero no lo puede probar, que el abogado de la defensa de Baninter, quien es también consejero del Presidente, Vinicio “Vincho” Castillo, está tratando de orquestar el reemplazo de Subero por Pichardo al frente de la SCJ, en un intento de mejorar la inclinación de la Corte hacia los acusados de Baninter en apelación.

14. (C) A pesar de la admisión de Pichardo y de la existencia de otros indicios, Subero le insistió a Hertell y a Bullen que no  había nada que hacer.  Su explicación: carece de evidencia concreta sobre malos manejos.

15. (C) Dado lo que Subero le ha dicho a la embajada, los funcionarios de la embajada investigan en la actualidad sobre si sería apropiado revocarle la visa a Pichardo.

16. (U) Otros reportes similares y extenso material puede ser consultado en nuestro sitio SIPRNET

Publicidad Pagada

anuncie