Publicado en: 05/08/2011

Demandan los premios Grammy por discriminación

Premios-GrammyLos directivos de la Academia de Artes y Ciencias de la Grabación (NARAS, en inglés) tendrán que enfrentarse en un tribunal a un grupo de más de treinta creadores y exponentes de música latina, así como de otros géneros, quienes han tildado de discriminatoria la determinación de la entidad de reducir de 109 a 78 la cantidad de premios “Grammy” que otorga anualmente.

Se trata de un duelo legal poco armónico que responde a la primera gran “reforma” que ha realizado la Academia tras su fundación en 1959 y que, en este caso, consiste en eliminar de sus premiaciones categorías como jazz latino, salsa, música norteña, rock instrumental, jazz hawaiano, música contemporánea, blues tradicional y otros géneros alternativos.

La demanda contra NARAS fue presentada este miércoles 3 de agosto en el Tribunal de Distrito de Estados Unidos en Nueva York por los abogados Roger Juan Maldonado y Juan Saavedra Castro, según el documento legal en poder de la agencia Inter News Service (INS).

Para los artistas que han incoada este pleito, encabezado por el jazzista puertorriqueño Bobby Sanabria, esta decisión, además de restarle diversidad a los premios, atenta contra la visión inclusiva y multicultural que sugieren los tiempos de la globalización.

Señala que la exclusión de 31 categorías musicales es un golpe a las pequeñas empresas discográficas independientes, en su mayoría gestadas por los propios artistas, quienes en aras de lograr un mejor posicionamiento en la ceremonia de los “Grammy” se esmeran en crear buenos trabajos a pesar de los altos costos que sugiere la producción de discos.

Figuras prestigiosas del ambiente musical internacional como Carlos Santana, Paquito D’Rivera, Eddie Palmieri, Arturo Sandoval, Paul Simon, Arturo O’Farril, Alejandro Sanz, Bunny Brunel, Andy García, Oscar Hernández, José Feliciano, Olga Tañón, Papo Lucca, Carli Muñoz, Luis “Perico” Ortiz, Larry Harlow, José “Cheo” Feliciano y Ángel “Cucco” Peña han suscrito la demanda.

También la endosan Oscar D’León, Humberto Ramírez, Luisito Ayala, Alfredo De la Fe, José Lugo, Richie Ray, Bobby Cruz, Edgard Nevárez, Andy Montañez, Issac Delgado, Isidro Infante, Julito Alvarado, Rafael De Jesús, Jimmy Bosch y Elías Lopés, entre otros.

El líder del grupo de artistas, Bobby Sanabria, hizo un recuento en su página de Internet de las hazañas emprendidas por los jefes de NARAS para descalificar de las premiaciones a trabajos gestados fuera y al margen del control de las grandes empresas multinacionales.

Señala, por ejemplo, que desde 2008 el presidente de la Academia, Neil Portnow, ha impulsado la reducción de categorías aludiendo que “los Grammy se han convertido en un gran collage”.

Desde entonces, dice Sanabria, comenzaron las reuniones a cuartos cerrados para eliminar de la contienda por el famoso gramófono a grupos y exponentes musicales con propuestas artísticas diversas.

De esa manera, violentando todas las normativas internas y brincando los procedimientos de evaluación ordinarios para decidir sobre categorías musicales a ser postuladas y premiadas, la NARAS anunció, el pasado 6 de abril, reducir el alcance de sus premiaciones.

“Eliminaste de este proceso a mucha gente sin haberles avisado con antelación que su categoría artística sería excluida. Esto se hizo son considerar que aquí, muchos de estos músicos, invirtieron recursos y tiempo en prepararse para las postulaciones por el prestigio que tiene este premio en la industria”, aseguró a la agencia Inter News Service (INS) el abogado puertorriqueño Juan Saavedra, uno de los litigantes de este caso.

La demanda, explica el letrado, busca restituir las 31 categorías excluidas en la ceremonia que tendrá lugar en febrero de 2012. Exige, además, que cualquier cambio se realice acorde con los procedimientos formales que expresan los estatutos de la entidad y que se consulte, al menos, con la Junta de Gobernadores que representa a los 20,000 miembros de la Academia. INS

Para el empresario de música popular Richie Viera la acción de NARAS, además de injusta, “crea un mal precedente en la industria porque mañana podrían continuar eliminando otras categorías que afecten a otros exponentes”, según dijo a la agencia INS.

“Esto no puede realizarse sin antes haberse realizado una consulta con los propios miembros de la Academia. Nosotros tenemos grandes exponentes de jazz latino que no podemos permitir que por acciones prejuiciosas de unos pocos se afecte su trabajo y su exposición internacional”, aseguró, por su parte, Rafael Viera, veterano productor y distribuidor de discos en Puerto Rico.

La demanda incoada por los músicos es parte de un movimiento de reivindicación creativa que también contempla el inicio de una fuerte campaña de boicot contra la cadena televisiva CBS, estación que transmite la ceremonia de los “Grammy”, así como a sus patrocinadores.

Publicidad Pagada

anuncie