Publicado en: 15/07/2011

Cuba-Recistencia: Las verdades que se callan

Revolucion - CubaAl gobierno de fuerza establecido en Cuba siempre le ha convenido que grandes porciones del pueblo cubano se vayan de la isla, por tanto –no de mala voluntad, sino por miedo verdadero y justificado y un poco de desinformación del mundo– ha hecho que el pueblo de Cuba en estos cincuenta años –y lo sigue siendo-sea el mejor aliado de La Habana comunista.

Esa doble moral adoptada por muchos cubanos como escudo ante los cuerpos represivos ha incrementado el cáncer del civismo nacional. Es muy penoso observar a un dirigente, militante o simple ciudadano cubano declamando en Cuba un encendido discurso revolucionario, y al día siguiente verlo presente en un canal de televisión o emisora de radio de Miami acusando al gobierno castrista.

Definitivamente lo útil y valiente es hacerlo en Cuba y dentro de las estructuras del régimen.

También es una censurable acción de las dos partes haber limitado o prohibido el correo regular entre los dos pueblos. El restablecimiento hoy del correo directo y el envío de paquetes entre Estados Unidos y Cuba, sin pasar por terceros países ni agencias y oficinas intermediarias, ayuda en primer lugar a una mejor, más económica, fácil, rápida y numerosa comunicación entre la familia cubana. Sólo eso justifica la acción.

Definitivamente consideramos que aun siendo Cuba una nación esclava, los contactos y acuerdos que se firmen entre Estados Unidos y Cuba son saludables para el pueblo cubano.

No se tenga ninguna duda: ha sido –y es– el régimen cubano quien desde 1959 ha temido a las comunicaciones y al contacto entre nacionales. En los primeros años de la revolución castrista, La Habana impuso una separación forzada de la familia cubana, pero el tiempo y los buenos sentimientos del cubano han ido eliminando esas barreras.

Hoy ¡somos un solo pueblo cubano! y hemos vencido la crueldad del régimen y de algunos errados exiliados que nuevamente hoy quieren volver a hacer daño al pueblo de ambas orillas. Es saludable y humano el contacto de pueblo a pueblo y es también saludable y positivo que el gobierno de Estados Unidos presione en sus contactos al de Cuba a cooperar contra el terrorismo, el narcotráfico y los desastres naturales. La bondad de una parte obliga a la otra.

Lo mas importante de estas verdades cubanas es que aun sigue pendiente en Cuba el diálogo vital: el de los nacionales. Varias veces los adversarios hemos servido la mesa nacional y no ha acudido el régimen. El juego moralmente está 3 a 0 a favor de la resistencia cubana. La historia es testigo. Yo soy testigo.

Publicidad Pagada

anuncie