Publicado en: 17/03/2020

COVID-19 y redes sociales: el peligro de la desinformación

Las redes sociales también pueden ser infectadas por la desinformación.

CANADA, (RCI).- Además de alimentar el pánico, la información errónea sobre el coronavirus solo puede complicar el trabajo de las personas que realmente están tratando de retrasar la progresión de la pandemia. Las noticias falsas pueden tener consecuencias nefastas reales.

Recientemente el Director de la Organización Mundial de la Salud (OMS) Tedros Adhanom Ghebreyesus dijo que la información errónea se estaba extendiendo más rápido que el virus en sí.

Y con esta pandemia declarada y tanta información circulando, a la gente en búsqueda de información veraz le resulta cada vez más difícil diferenciar los hechos, en los que se basa la ciencia, de la ficción.

Algunas de las afirmaciones falsas que circulan parecen obvias, pero otras no.

Y los ciudadanos pueden frenar la propagación del miedo cambiando el comportamiento en línea.

Los consejos falsos sobre el Covid 19

Actualmente las redes sociales se ven inundadas de mensajes tipo:

“Si comes un ajo por día matarás el virus”.

“Si puedes contener la respiración durante 10 segundos, estás a salvo y no tienes el virus”.

“Ya existe una vacuna de coronavirus completamente natural y funciona”.

“Hay que tomar agua embotellada”.

“Si no consigo desinfectante puedo fabricar uno en casa”.

Colin Furness es epidemiólogo de la facultad de información de la Universidad de Toronto.

Dice que ninguna de estas aseveraciones es verdadera.

El ajo, aclara, tiene propiedades antibacterianas, muchas cosas en la naturaleza tienen propiedades antibacterianas, es bueno para la salud, pero su consumo no tiene ningún impacto en un virus.

Lo mismo dice la Organización Mundial de la Salud (OMS), no hay evidencia de que comer ajo pueda proteger a las personas del nuevo coronavirus.

Este virus tampoco es transmitido por el agua por lo que embotellada o de la canilla da lo mismo.

“El virus no sobrevive en clima caluroso”

Es cierto que a los virus no les gusta el calor pero “no sabemos exactamente hasta qué umbrales. Si tengo el virus y toso delante de usted, poco importa el calor que haga, lo voy a contagiar dice el Dr. Furness.

En cuanto a desinfectantes caseros, a medida que aumenta la escasez de gel desinfectante para manos también se multiplicaban las recetas de gel casero en las redes sociales.

Pero estas recetas son para crear un desinfectante de limpieza de superficies y, como señalaron los científicos, no es adecuado para usarlo sobre la piel.

Una publicación, copiada y pegada por docenas de usuarios de redes sociales en diferentes países, y falsamente atribuida a Unicef, afirma que beber agua caliente y la exposición al sol matan el virus.

La ciencia dice que una vez que el virus entra en tu cuerpo, no hay forma de matarlo: tu cuerpo solo tiene que combatirlo.

¿Qué hacer?

Prestar atención a la fuente de la información. ¿es esta una fuente que conoce? ¿Es confiable? ¿Son medios reconocidos? Haga una búsqueda rápida: ¿varias fuentes confiables informan la misma información?

Es la única manera de estar bien informado y de no crear caos en las redes.

Noticias falsas…consecuencias reales.

Estudios de un equipo de investigadores británicos lograron demostrar cómo las «noticias falsas» sobre epidemias han acelerado la propagación de enfermedades infecciosas.

Ellos dieron el ejemplo de una información errónea que tuvo un impacto real en la epidemia de ébola en África occidental. Había circulado un tweet, afirmando que la sal podría curar el Ébola. Muchas personas lo tomaron en serio y se dijeron a sí mismas: «No necesito ir al médico. Lo intentaré primero». Esto ha provocado demoras antes de recibir tratamiento, y con una enfermedad tan contagiosa el resultado fue realmente peligroso.

Una red internacional de verificación

La Red Internacional de Verificación de Hechos (IFCN), una asociación de más de 70 medios de verificación de hechos de todo el mundo, incluido Décrypteurs de Radio Canadá , ha lanzado un proyecto colaborativo con Facebook , el #CoronaVirusFacts Alliance, con más de 100 verificadores de datos en al menos 45 países, para identificar la desinformación que rodea la pandemia de coronavirus.

El 29 de enero por la tarde un documento interno informó sobre 90 informaciones falsas que circulaban en la web.

El jueves 30 por la mañana, el recuento estaba en 132.

El flujo de desinformación ha llegado a tal punto que los medios de verificación no dan abasto. Muchos usuarios de Internet envían mensajes a Décrypteurs pidiéndoles revisar un video o un artículo. Imposible de verificar todo.

Los ciudadanos internautas pueden y deben contribuir a frenar la expansión de falsas noticias.

*Solo comparta fuentes confiables que conozca bien

Imaginen que en tiempos sin pandemias, ya es difícil distinguir las fuentes confiables de las que no son confiables. En tiempos de crisis, la cosa se agrava.

Si quiere difundir noticias que le parecen importantes, hágalo a partir de medios locales con los cuales está familiarizado. Si no conoce el medio, no comparta la información.

Lo mismo ocurre con las publicaciones sobre supuestas «curas» del COVID-19: solo confíe en las autoridades locales de salud pública.

*No sea cómplice de especulaciones

La especulación, sin ninguna base científica, puede generar miedo y pánico. Nadie puede predecir el futuro. Este coronavirus evoluciona muy rápidamente.

Nadie sabe realmente lo que sucederá mañana. Siga fuentes de noticias confiables a medida que evoluciona la crisis.

*Antes de hacer clic en «publicar», pregúntese:

¿Por qué quiero compartir esto?

¿Estoy propagando miedo y confusión?

¿Estoy ayudando a informar a mis amigos?

Científicos encontraron que el movimiento antivacunas, que ha crecido gracias a las redes sociales, ha llevado a un resurgimiento de los casos de sarampión en todo el mundo.

Por Leonora Chapman

Publicidad Pagada

anuncie