Publicado en: 01/03/2011

Contraseña Transformada

Una Casa de edición americana anuncio que publicará una versión revisada del libro “Huckleberry Finn”, de Mark Twain. ¿Porque? Porque ese clásico de la literatura americana, publicada en 1985 (siendo uno de los primeros libros escritos en ingles americano y no en ingles británico) contiene 219 veces la palabra “Nigger” (persona de tez negra).

Para no lastimar los afro-americanos y reparar un error de la historia, los editores han decidido sustituir esa palabra tanto odiada, por la palabra “esclavo”.

Nacimiento de una nación

¿Cual es la continuación?

Se va reescribir el mercader de Venecia (Le marchand de Venise) de shakespeare porque el personaje de shylock, es un estereotipo que le aplican a los judío?

Se va censurar los westerns porque presentan a los de pieles roja como salvajes?

Vamos a prohibir las comedias de la década del 1950 debido a que presentaban a la mujer como sirvientes dóciles?

En 1992, la Biblioteca nacional del Congreso añadió “Nacimiento de una Nación” de D. W. Listade Griffith en su lista, como una de las mejores películas de la historia del cine americano.

Este largo-Metraje, realizado en 1915, fue justamente que fijo las bases del lenguaje cinematográfica moderna.

Pero fue también una obra profundamente racista que mostraba los miembros del Ku Klux Klan como héroes!

Entonces, ¿qué hacemos? Le pedimos a la Biblioteca del Congreso a que revoque su decisión?

Borrar la memoria

En el 1885, la gran mayoría de los americanos llamaban a los negros “nigger”. Es repugnante, pero es la realidad (que ellos les llamaban de esa manera).

Quitar la palabra “nigger” del libro de Mark Twain, es presentar una imagen ficticia de la historia. Es decir que 1885 los americanos no eran racista!

“¡En lugar de recordar en voz alta, el racismo terrible, de los primeros americanos, lo tapamos, lo borramos, como si nunca había existido!”.

Tintín en congo (que trata los negros de imbéciles , que lo único que saben hacer es lamerle las botas a su patrón) es un documento histórico de primera, una demostración cruel del racismo que existía en Bélgica a principio del siglo XX.

Antecedentes

Usted me dirá que publicando “tal cual” el manuscrito original de Mark Twain, corremos el riesgo de trivializar el racismo.  Entiendo su malestar.

Entonces cabe añadir un prólogo poniendo la novela en su contexto. Una advertencia escrito por un historiador o un activista de derechos cívicos.

Pero no retoquemos la obra! No reescribamos el pasado!

Enfrentar el pasado

Por las cuatro esquinas de la ciudad de Roma, se pueden ver restos de la Italia fascista: los bajo relieves de Mussolini, inscripciones grabadas en mármol a la memoria de Duce, un barrio completamente diseñado por el líder fascista, en el más puro estilo de “bombero”.

¿La Italia del siglo 21 esta orgullosos de estos símbolos que le recuerdan su pasado vergonzoso? Por supuesto que no. Pero nunca se le ocurriría eliminarlos.

Ya que la mejor manera de no repetir los errores del pasado es recordándolos.

Por : DespertarDominicano.com

Publicidad Pagada

anuncie