Publicado en: 13/03/2012

Condenan en Guatemala Ex militar a 6.060 años por masacre de 201 campesinos

guatemala-justicia-pedro-pimentel

Familiares de víctimas de la masacre de 201 campesinos en 1982 en la aldea Dos Erres en Guatemala

GUATEMALA.- Un tribunal de Guatemala condenó a 6.060 años de prisión al ex militar Pedro Pimentel, extraditado por Estados Unidos en julio pasado, por su participación en una masacre de 201 campesinos en 1982, una de las peores atrocidades cometidas durante la guerra civil.

El Tribunal Primero B de Mayor Riesgo dio valor a las pruebas presentadas por la fiscalía y condenó a Pimentel a 30 años de prisión por cada uno de los 201 asesinatos, así como 30 años más por delitos contra deberes de la humanidad.

El tribunal, encabezado por Irma Valdez, dio a conocer el fallo la noche del lunes tras 18 días de juicio. Sin embargo, la pena máxima establecida en la legislación penal en Guatemala es de 50 años de prisión.

Con la condena de Pimentel, de 54 años, suman cinco los sentenciados por la masacre –ocurrida durante el régimen militar del general Efraín Ríos Montt–, pues el 2 de agosto pasado fueron sentenciados otros cuatro militares retirados.

En ese primer proceso cuatro ex ‘kaibiles’ fueron condenados a 6.060 años de cárcel cada uno por asesinato y delitos contra la humanidad, mientras que al jefe de la patrulla militar, Carlos Carías, se le agregaron a esa pena seis años por un delito de hurto agravado.

Pimentel era un instructor de la fuerza especial ‘Kaibil’ del ejército cuando fue perpetrada la masacre, entre el 6 y 8 de diciembre de 1982 en la aldea Dos Erres, departamento de Petén, unos 600 km al norte de la capital.

Durante este juicio, la fiscalía y la parte querellante presentaron contra Pimentel las mismas pruebas dadas contra los otros cuatro acusados, pero los testimonios más contundentes fueron de dos ex militares que participaron en la masacre y se convirtieron en testigos especiales.

En su última declaración ante el Tribunal, Pimentel negó haber participado en el hecho. “A los familiares les quiero decir que también quiero justicia y estoy consternado por lo que les ha pasado, comparto su dolor”, manifestó.

“Esto es algo que no se lo deseo a nadie, pero estoy siendo afectado ya que se me acusa de haber participado en la muerte de sus familiares. Solicito más investigación de los últimos testigos”, dijo al referirse a los testigos protegidos.

La condena contra los primeros cuatro soldados fue la primera en la historia de Guatemala contra militares; sin embargo, otros 12 ex miembros de la patrulla vinculados con esos sucesos siguen en fuga.

Los crímenes en la humilde comunidad de las Dos Erres fueron perpetrados cuando el Ejército buscaba recuperar 40 fusiles que una unidad guerrillera robó en octubre de 1982.

“Estamos muy complacidos con el fallo porque es un paso adelante en la lucha contra la impunidad en Guatemala”, donde el 95% de los crímenes se quedan sin castigo, comentó a la AFP la directora de la querellante Asociación de Familiares de Detenidos-Desaparecidos de Guatemala (Famdegua), Elena Farfán.

Una Comisión de la Verdad, auspiciada por la ONU, documentó 669 masacres durante la guerra civil, de las cuales 626 fueron atribuidas a fuerzas del Estado, la mayoría perpetradas durante la época de Ríos Montt (1982-1983) y del gobierno de facto de Oscar Mejía Víctores (1983-1986).

El pasado 1 de marzo, un juzgado guatemalteco negó el beneficio de la amnistía a Ríos Montt, quien la pedía para evadir un proceso penal en su contra por genocidio.

El conflicto que sufrió Guatemala, entre 1960 y 1996, dejó unos 200.000 muertos y desaparecidos, según el informe de la ONU presentado en 1999.

Publicidad Pagada

anuncie