Publicado en: 21/12/2010

Con el fracaso del DREAM Act “mas se agita el debate”

WASHINGTON, D.C.-  El sabor amargo de la derrota, aún no se ha desvanecido en la boca de quienes gritaron por la aprobación de DREAM Act.

 

Las causas del fracaso, son motivo de debate aún, mientras la estrategia del movimiento migratorio para enfrentar el 2011, ya está tomando forma.

 

41 senadores votaron en contra, incluyendo 5 demócratas y 36 republicanos. ¿Qué pasó? Es una pregunta abierta ¿No hubo suficiente presión? ¿No se debatió en el momento adecuado? o ¿simplemente no existe apetito por medidas relacionadas con inmigración en el Congreso?

De acuerdo a expertos como Marc Rosenblum, del Instituto de Políticas Migratorias, se debió a una mezcla de factores, pero el principal de ellos fue el tiempo. “Creo que se llevó muy tarde al pleno del Senado.

Quizás si se hubiera empujado antes de las elecciones, la Administración habría tenido mayor influencia en los votos negativos de su partido. Políticamente el Presidente está más débil ahora que 6 ó 9 meses atrás”, aseguró.

 

Legisladores hispanos y activistas han defendido la decisión hasta el cansancio.

 

Una que esperó por la materialización de un proyecto de ley integral, hasta que esa posibilidad se cerró sin remedio.

 

Pero, más allá de las causas, hay quienes están hablando de los efectos del resultado en Washington.

 

Entre ellos el senador Lindsey Graham (R-SC) el republicano que jugó un rol protagónico en las negociaciones migratorias durante 2009.

 

“Este voto fue un ejercicio para marcar a los republicanos, respecto a los votantes latinos. Lo que los demócratas han hecho con DREAM Act es dañar una reforma migratoria integral”, dijo el fin de semana.

El Secretario de Prensa de la Casa Blanca, Robert Gibbs, dio una visión contraria, ayer. Reiteró el mensaje dado por el liderazgo azul en el Senado, tras el voto. “Esto no afecta los esfuerzos por una reforma migratoria integral

 

Publicidad Pagada

anuncie