Publicado en: 05/04/2011

Clarificación sobre la declaración del profesor Radhamés Camacho

SANTO DOMINGO,RD.- El profesor Radhamés Camacho ha declarado que el documento oficial publicado por Acento.com.do, y que sirvió de apoyo a la historia sobre sus bienes, escrita por la reportera Lissette Rojas, es desconocido para él.

Se trata de la declaración jurada de bienes firmadas por el propio Camacho el 13 de septiembre de 2010, y debidamente notarizada por el licenciado Leónidas G. Tejeda, sello número 4294, y debidamente recibido y sellado en la Tesorería Nacional, en la Dirección de Persecución de la Corrupción y en la Procuraduría General de la República, según consta en el documento.

La tarde del viernes Camacho mostró parcialmente a los periodistas la fotocopia de otro documento que, según afirma, es la declaración jurada que él reconoce como auténtica. Está fechada el 12 de octubre de 2010, es decir un mes de diferencia con el otro documento.

La parte de la historia publicada por Acento.com.do que objeta el diputado nacional, miembro del Comité Político del Partido de la Liberación Dominicana y presidente de la Asociación Dominicana de Profesores es la relativa a sus ingresos anuales por concepto de “alquiler de vivienda” y por su labor como profesor y presidente de la ADP.

 

Básicamente, Camacho argumenta que se trata de ceros que erróneamente se habrían añadido a dos partidas, la de ingresos anuales por alquiler de vivienda, que en el documento señalado aparece con la suma de RD$24,000, 000.00 (veinticuatro millones de pesos), suma que según el dirigente político en realidad debe ser RD$24,000.00 (veinticuatro mil pesos).

 

Asimismo, señala que en los ingresos por concepto de su labor de profesor y presidente de la ADP, en vez de los RD$91, 000,000.00 (noventa y un millones de pesos) que registra el documento legal, alegadamente serían RD$91,000.00 (noventa y un mil pesos).

 

Los fotógrafos presentes al momento de que el funcionario hablara a la prensa lograron tomar algunas fotografías en las que se puede notar que ambos documentos contienen la misma firma de Camacho, pero fechas y notarios distintos.

 

El dirigente peledeísta atribuyó a sectores que quieren hacerle daño la divulgación del acta que contiene lo que él denominó errores en las cifras.

 

Si por alguna razón se trata de un documento con errores, la culpa no la tiene este medio de comunicación sino quienes elaboraron el documento, quienes lo firmaron y quienes lo aceptaron y archivaron como bueno y válido. Vale decir, profesor Camacho, el notario público y las entidades del Estado que lo aceptaron y archivaron legalmente.

 

En segundo lugar, si fuera cierto que hubiese un error en cuanto a la cifra de los ingresos por concepto de alquiler de vivienda y pagos por labores profesionales y gremiales, de todas maneras el profesor Camacho posee bienes por decenas de millones de pesos en bienes muebles e inmuebles, más depósitos e inversiones financieras, holgura económica que debía explicar a la sociedad, como hombre público, como dirigente político y como legislador.

 

El ejercicio de la política y el servicio público conllevan un serio compromiso ante la ciudadanía, que paga los salarios de los servidores del Estado, desde el Presidente de la República hasta un raso del Ejército Nacional.

 

El dirigente político siempre aspira a que el ciudadano le favorezca con su voto y lo coloque en la delicada función de administrar los bienes de sus conciudadanos.

 

Por tanto, se trata de personas que deben conducir sus vidas con transparencia y sin ocultar nada, para que la población no les pierda a confianza.

 

En tercer lugar, si ciertamente se tratase de un error, entonces las entidades gubernamentales que dieron el visto bueno al citado documento, y el profesor Camacho, que lo firmó, debían interrogarse seriamente sobre sus niveles supervisión y control a la hora de autorizar y despachar documentos de valor público.

Publicidad Pagada

anuncie