Publicado en: 19/12/2011

Centroamérica exigen a EE.UU reducir su consumo de drogas

basta-de-drogasSAN SALVADOR, El Salvador (EFE).- Centroamérica insistió este domingo,18 de diciembre, en una cumbre celebrada en El Salvador, en que Estados Unidos combata el consumo interno de drogas para así disminuir el narcotráfico, causante en gran parte de la violencia que abate a la región.

Los presidentes de El Salvador, Mauricio Funes; Nicaragua, Daniel Ortega, y Honduras, Porfirio Lobo, coincidieron en que la reducción del consumo de drogas en Estados Unidos es clave para debilitar al narcotráfico y el crimen organizado.

Lobo recibió la presidencia semestral del bloque regional de parte de Funes en esta XXXVIII Cumbre Ordinaria de Jefes de Estado y de Gobierno del Sistema de la Integración Centroamericana (SICA) celebrada en San Salvador.

El gobernante hondureño dijo en la rueda de prensa final que en la lucha contra el narcotráfico “tienen que asumir mayor responsabilidad los que la consumen”.

Si Centroamérica no fuera una zona de tránsito entre los países productores de droga en Suramérica y el principal consumidor, Estados Unidos, “¿tendríamos o no los niveles de violencia que tenemos?”, se preguntó Lobo.

“Mientras haya quien la consuma (la droga), quien la demande, no vamos a tener una mejoría como quisiésemos”

Comentó que el expresidente Álvaro “Uribe hizo un enorme esfuerzo en Colombia para combatir la producción de la droga, e igual lo está haciendo el presidente Juan Manuel Santos”.

Además, señaló Lobo, “hay que ver la lucha frontal del presidente Felipe Calderón de México” contra el narcotráfico.

Pero “mientras haya quien la consuma (la droga), quien la demande, no vamos a tener una mejoría como quisiésemos”, agregó el presidente de Honduras.

Subrayó que también es necesario un “mayor control de los dólares, de las armas, de los precursores químicos que salen de Estados Unidos”.

Lobo dijo que, aunque el tema de la presidencia semestral que desempeñará a partir del 1 de enero próximo será la pobreza y la inclusión social, “la seguridad es una lucha permanente” y “tiene que seguir siendo uno de los temas centrales del accionar del SICA”.

Ortega también criticó a Estados Unidos por no reducir el consumo de drogas y aplicar criterios basados en la seguridad para decidir programas de cooperación hacia los países centroamericanos.

“Si se controla el consumo, automáticamente estaría desapareciendo el narcotráfico, y al desaparecer el narcotráfico lógicamente desaparece una fuente de financiamiento del crimen organizado porque el crimen organizado se capitaliza y se arma desde los Estados Unidos”, afirmó el gobernante nicaragüense.

El narcotráfico es “la mayor amenaza que tenemos en toda la región”, dijo Ortega.

Funes recalcó, al instalar la cumbre, que “la región (centroamericana) sólo es un corredor (de droga) que paga nefastas consecuencias”, ya que siempre “pone los muertos”.

“Necesitamos por ello la total voluntad y disposición de nuestro gran vecino del norte (EE.UU.) para dar con éxito esta batalla, nosotros por nuestra parte no nos cruzaremos de brazos”, indicó.

La cumbre se limitó a un rápido repaso de la labor de El Salvador en la presidencia pro témpore del SICA en este semestre, cuyo tema central fue la gestión de riesgos ante desastres naturales.

Antes de la cumbre se celebró una reunión del Grupo Consultivo de representantes de la comunidad internacional para analizar la ayuda para la reconstrucción de los países centroamericanos afectados por las lluvias de octubre pasado.

Centroamérica necesita unos 4.400 millones de dólares para la reconstrucción, según un informe que la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) presentó al Grupo Consultivo.

Funes dijo que la comunidad internacional expresó su “voluntad” de ayudar a Centroamérica aunque no anunció ningún monto.

A la reunión también asistieron el presidente de Guatemala, Álvaro Colom, y su sucesor, Otto Pérez Molina, quien asumirá el 14 de enero próximo.

Por Costa Rica asistió el vicepresidente, Alfio Piva, y por Panamá el canciller, Roberto Henríquez, al igual que los embajadores de la República Dominicana en El Salvador, Víctor Sánchez, y de Belice en Guatemala, Alfredo Martínez.

Publicidad Pagada

anuncie