Publicado en: 30/06/2011

Carruaje, seguridad y multitudes listos para visita de Guillermo y Catalina

Los duques de Cambridge, Catalina y el príncipe Guillermo

Los duques de Cambridge, Catalina y el príncipe Guillermo

OTTAWA, Ont. (EFE).- Todo está listo en Canadá para la llegada hoy al país del príncipe Guillermo y su esposa Catalina, los duques de Cambridge, desde la carroza que les transportará en Ottawa hasta las protestas que les esperan en Québec.

La visita tiene un especial significado por variadas razones. Se trata del primer viaje oficial al extranjero desde que el hijo mayor de la fallecida Lady Di y el príncipe Carlos y Catalina Middleton se casaron en la abadía de Westminster el pasado 29 de abril.

La boda fue una sensación mundial y la “Gira Real 2011”, como el Gobierno canadiense ha etiquetado el viaje de Guillermo y Catalina, también promete serlo.

Más de 1.300 periodistas están acreditados oficialmente para seguir el periplo de la pareja del 30 de junio al 8 de julio, tiempo durante el cual visitarán la capital canadiense, Ottawa, así como las provincias de Québec, Isla del Príncipe Eduardo, Alberta y los Territorios del Noroeste.

El atractivo para el público de los duques de Cambridge es evidente. Cuando la Reina Isabel II, abuela de Guillermo, visitó Canadá el año pasado, 800 periodistas la siguieron en su desplazamiento, de ellos sólo 25 llegados desde otros países, en su inmensa mayoría del Reino Unido.

Esta vez, el séquito mediático de Guillermo y Catalina en Canadá incluye 250 periodistas llegados del extranjero.

La primera parada de la pareja real será en Ottawa donde las autoridades canadienses esperan un baño de multitudes para quien está previsto que un día sea el rey de Canadá.

De hecho, Ottawa ha etiquetado la visita bajo el título de “Avanzando juntos hacia el futuro” y ha señalado que la visita servirá para que la pareja “conozca mejor Canadá y, en el proceso, desarrolle sus propios lazos de afecto duradero con Canadá y los canadienses”.

El avión que transporta a Guillermo y Catalina tiene previsto llegar al aeropuerto internacional de Ottawa a las 18.00 GMT del jueves.

Tras la tradicional ofrenda floral en el Monumento Nacional a la Guerra, el joven matrimonio se trasladará a la residencia oficial del gobernador general de Canadá, David Johnston, quien ejerce como jefe de Estado del país en representación de la reina Isabel.

Johnston ha invitado a “todos los canadienses” a que acudan ese día a los jardines de su residencia para dar la bienvenida a Guillermo y su esposa.

La ocasión también servirá para que los canadienses escuchen por primera vez al príncipe Guillermo que tiene programado pronunciar un discurso durante la ceremonia de bienvenida.

Los responsables de seguridad de la gira han señalado que esperan que Guillermo y Catalina atraigan más curiosos que las visitas de la reina Isabel o del presidente estadounidense, Barack Obama, y de hecho, la ciudad se ha quedado sin habitaciones de hotel ante el aluvión de visitantes.

El 1 de julio es también un día grande. Es el día de la Fiesta Nacional canadiense y Guillermo y Catalina visitarán el recinto del Parlamento.

La pareja real viajará hasta el icónico edificio, situado a orillas del río Ottawa, escoltados por la guardia de honor de la Policía Montada canadiense en un landó descubierto tirado por cuatro caballos.

El landó, fabricado en 1890 en Australia, ha sido el carruaje utilizado desde 1911 por todos los visitantes reales que se han desplazado a Ottawa y ha sido calificado como “el Rolls-Royce” de los carruajes, con asientos de cuero y una suspensión capaz de amortiguar la carretera más desigual.

El sábado 2 de julio, la pareja real se desplazará a la provincia de Québec para visitar ese mismo día Montreal y el domingo 3 de julio la capital provincial, la ciudad de Québec.

Ahí es donde los responsables de seguridad de la “Gira Real 2011” esperan más problemas.

En la antigua colonia francesa existe un fuerte sentimiento nacionalista e independentista y para algunos quebequeses, la familia real británica es símbolo de la “opresión” anglófona.

Las autoridades esperan que varios centenares de personas, simpatizantes de la Red de Resistencia de Québec (RRQ), protesten contra la visita de Guillermo y Catalina cuando la pareja visite el consistorio de la ciudad el 3 de julio.

RRQ ha asegurado que los actos de protesta serán pacíficos. En el pasado han sido responsables de actos para trastocar los viajes de los miembros de la familia real británica a Québec, como en 2009 durante la visita del padre de Guillermo, el príncipe Carlos.

Tras Québec, la pareja visitará territorios más amigables antes de partir el próximo 8 de julio con destino hacia California (EE.UU.) donde concluirán su primera visita oficial a Norteamérica.

Publicidad Pagada

anuncie