Publicado en: 15/04/2011

Bonds culpable de obstruir la justicia

SAN FRANCISCO, EE.UU, (AP).- Barry Bondsfue hallado culpable de obstrucción de la justicia, pero el jurado no pudo ponerse de acuerdo con respecto a los otros tres cargos que enfrentaba el rey de jonrones de las Grandes Ligas a raíz de su testimonio ante un jurado investigador.

 

Después de un juicio de 12 días y casi cuatro días completos de deliberaciones, el jurado de ocho mujeres y cuatro hombres no pudo alcanzar el jueves un fallo unánime en tres de cuatro cargos, un confuso desenlace dentro de un caso que tuvo al estelar beisbolista en medio de la atención pública por más de tres años.

Bonds encaró tres cargos de perjurio por mentirle a un jurado de investigación en 2003 y uno por obstrucción de la justicia. Todo se debió a su testimonio de que nunca utilizó a sabiendas esteroides y hormona de crecimiento humano, y al afirmar que sólo sus médicos le inyectaron.

Bonds ni se inmutó durante la lectura del veredicto.

 

De inmediato, su equipo legal pidió que el veredicto de culpabilidad sea sobreseído, y la jueza Susan Illston no emitió un fallo sobre esa solicitud. Programó otra audiencia para el 20 de mayo.

 

El caso fue el punto final de la investigación federal sobra la trama de dopaje del laboratorio BALCO. Ahora, los fiscales federales y el Departamento de Justicia tendrán que decidir si deciden volver a procesar a Bonds en los cargos en los que no se pudo alcanzar un fallo.

 

Una de las integrantes del jurado, que se identificó sólo con su nombre Amber, dijo que la votación en los cargos que debieron ser anulados fueron 8-4 a favor de declarar inocente a Bonds por haber mentido sobre esteroides y 9-3 a favor de exonararlo por mentir sobre el uso de la hormona de crecimiento humano.

 

El jurado votó 11-1 al encontrarle culpable de haber recibido una inyección de alguien que no era su médico, dijo la jurado. La única persona que votó a favor de Bonds fue una mujer.

 

La sentencia máxima en el cargo de obstrucción es de 10 años de prisión, pero las estipulaciones federales apuntan a entre 15 y 21 meses. En casos similares dentro del caso BALCO, Illstron sentenció a la ciclista Tammy Thomas a seis meses de arresto domiciliario y al entrenador Trevor Graham a un año de arresto domiciliario.

 

Bonds salió del tribunal junto a sus abogados, que le pidieron que no formulase declaraciones debido a que el caso no se ha cerrado.

 

Vestido elegamente de saco y corbata, Bonds hizo la señal de la victoria a un grupo de fanáticos.

 

“¿Vas a celebrar esta noche?”, le preguntó uno. “No hay nada que celebrar”, replicó Bonds.

 

Su abogado principal, Allen Ruby, dijo que la fiscalía no supo comprobar el meollo de su caso.

 

En el cargo que fue encontrado culpable, el de obstrucción, Bonds fue acusado de obstaculizar la investigación del jurado sobre dopaje en el deporte al mentir.

 

El presidente del jurado, que sólo se identificó con su nombre Fred, señaló que si la fiscalía “quiere insistir con este caso, tendrá que hacer un mayor esfuerzo”.

 

Otro jurado, con el nombre de Steve, dijo que “Barry se comporta con mucha arrogancia”, pero que sus abogados supieron neutralizar esa imagen.

 

“No tuvieron que presentar un gran caso”, indicó. “Procuraron desacreditar a los testigos. Trataron hacer que los fiscales lucieran como los malos de la película. ¿Le salió bien? Pues sí”.

 

La fiscal federal Melinda Haag dijo que la parte acusadora quedó conforme con el fallo de culpabilidad en un cargo. Pero aún no han decidido si tratarán de enjuiciar otra vez Bonds por los demás cargos.

 

“Este es caso es para convalidar uno de los fundamentos principales de nuestro sistema de justicia, la obligación de todo testigo de ser fiel a la verdad en los testimonios”, dijo Haag en una declaración escrita.

 

Durante el juicio, 25 testigos declararon por casi tres semanas.

 

Ahora de 46 años, Bonds fijó el récord de más jonrones conectados por un pelotero en la historia de las Grandes Ligas, con 762 entre 1986 y 2007, años en que militó con los Piratas de Pittsburgh y los Gigantes de San Francisco

 

El jurado se reunió muy cerca del estadio donde el siete veces Jugador Más Valioso de la Liga Nacional estableció récord tras récord.

 

Bonds fue acusado formalmente el 15 de noviembre del 2007, exactamente 50 días después de abanicar una pelota por última vez en las mayores, y 100 después de haber roto la marca de más cuadrangulares de la historia, que estaba en poder de Hank Aaron con 755. Bonds también fijó el récord de más vuelacercas en una campaña, al registrar 73 en el 2001 con los Gigantes.

 

Illston no permitió que los fiscales presentaran evidencia de tres pruebas antidopaje en las que presuntamente Bonds dio positivo, porque su entrenador personal y amigo de la infancia, Greg Anderson, se negó a dar su testimonio y no había nadie que confirmara que las muestras eran realmente de Bonds.

 

El ex pelotero reconoció que sí consumió esteroides, pero dijo que Anderson le hizo creer que eran aceite de linaza y crema contra la artritis.

Publicidad Pagada

anuncie