Publicado en: 04/05/2011

Bin Laden no estaba armado

Jay CarneyWASHINGTON, EE.UU. (Reuter).- El portavoz de la Casa Blanca, Jay Carney, ha explicado algunos de los detalles de la ‘operación Geronimo’, que acabó con la vida de Osama Bin Laden en Pakistán, pero todavía han quedado algunas cuestiones sin respuestas.

Por ejemplo, el portavoz ha asegurado que “Bin Laden no iba a armado, pero intentó defenderse”. Un periodista le ha preguntado cómo era posible que se defendiera sin armas, pero el portavoz de la Casa Blanca no ha entrado en más detalles: “La resistencia no necesita un arma de fuego”.

De hecho, la mujer que estaba con Osama, que sí disparó a los militares norteamericanos y éstos respondieron con “un tiro en la pierna”, sigue viva, pese a que en un principio se dijo que había muerto en la refriega.

Aún así, Carney ha insistido en que el objetivo de la misión era “capturar a Osama o matarlo”, y no sólo asesinarlo como se había dicho, pese a que la Casa Blanca se planteó bombardear la casa de Osama.

 

En la fortaleza del líder de Al Qaeda estaban, además de sus parientes, dos familias más que habitaban también la vivel saudí y su mujer, en la segunda.

 

Carney ha querido ser muy cuidadoso con las palabras que utilizaban al relatar el traslado y la sepultura del cadáver de Bin Laden. De hecho, el portavoz de la Casa Blanca ha usado el verbo “deslizar” para referirse al hecho de lanzar el cuerpo al mar.

 

Washington ha asegurado que “la foto de Bin Laden es espantosa” y sigue pensando si hacerlas públicas o no. “Hay muchas sensibilidades envueltas”, ha añadido.

 

Según explicó, los expertos están haciendo una “evaluación” sobre la necesidad o no de publicar las imágenes, cuyo número no ha sido especificado, debido sobre todo a estas “sensibilidades” que podría provocar, teniendo en cuenta que entre otros Bin Laden recibió al menos un disparo en la cabeza.

 

De acuerdo con el portavoz, el Gobierno de Barack Obama no descarta que su publicación pudiera provocar reacciones “incendiarias” en algunas partes del mundo.

 

Por ello, continuó, entre los aspectos que están siendo considerados antes de decidir si publican o no las imágenes está la pregunta sobre “qué es lo que se pretende conseguir” con ello y si “daña en algún modo los intereses [estadounidenses] no sólo doméstica sino globalmente”.

 

El portavoz de la Casa Blanca ha insistido en que su “objetivo principal es acabar con Al Qaeda, no matar a Bin Laden”. De hecho, Carney ha usado la imagen de la serpiente para asegurar que “hemos matado la serpiente” pero no han acabado con el monstruo.

 

La Casa Blanca también se ha referido a las relaciones con Pakistán después de la operación asegurando que es un país importante porque “comparten intereses comunes” y que no se trata de una cuestión de confianza.

 

Y es que minutos antes, Carney había confirmado que no revelaron ni un solo detalle al Gobierno paquistaní por miedo de que la operación se viera afectada, dando a entender que no confiaban plenamente en el servicio secreto del país asiático.

Publicidad Pagada

anuncie