Ante una mala gestión y una peor intención

Ahora resulta y viene a ser que el aborto de las elecciones municipales fue inducido por el “programa de computadora” defectuoso y la incapacidad de los paga pedos, no testearon, personalizaron el diagrama y solo subía un candidato, el software es de mala calidad, la imágenes no fueron estandarizadas ni descargadas, las redes de infraestructura carecen de capacidad y de control de integridad, intentaron sin control integrar tecnologías incompatibles, ojalá logren subsanar esa burundanga para las elecciones presidenciales y congresuales, las bananas no son para estas ciencias.

Carecemos de recursos humanos y capacidad instalada, per se el kit de comunicación, técnicos y estrategia son mediocres, ese puñado de gente bruta, sin entrenamiento, equipos obsoletos y un pleno inepto en una junta de pacotilla, payasos mediáticos y vagos, en lugar de armar en montaje de las elecciones estaban en los medios hablando pepla, ¿Si no son de AMUCABA, qué hacían tanto tiempo en la TV?.

Cada miembro del pleno de la JCE se cree relacionista público y no hacen otra cosa que exhibir sus letanías en la prensa, hasta los “técnicos” de la JCE cogían cámara en un afán protagónico, a pesar de lucir desconcertados y con los ojos desorbitados, parecían cómicos de la serie de los 3 chiflados, incapaces de mitigar las “fallas técnicas” y de subsanar sus propios errores, sin testes apropiados, sin consenso entre los delegados, sin protocolo de control y las elecciones se fueron al carajo.

La dirección de informática era un caos contaminada por los candidatos, los partidos, las largas e innecesarias discusiones y el grave ausentismo, LAS ELECCIONES MUNICIPALES COLAPSARON POR ERRORES HUMANOS Y DEBE HABER CONSECUENCIAS.

No hubo ataques externos, no hubo sabotaje y la implosión del certamen electoral se debió a la incapacidad del equipo humano y electrónico, incluso las “auditorías” previas al evento también fueron un aguaje mediático, no hubo fraude alguno, sí una incapacidad total del área informática, los leguleyos, rábulas y pela fustanes del pleno de la JCE carecen de control y evaluación de la ejecución de su “Dirección de informática”.

Eso fue lo que jodió a las elecciones municipales, lo peor del caso fue que la tayota y el león en su sed de poder tocaron los tambores de guerra, llamaron a la subversión, pusieron en peligro la paz, invocaron a los organismos internacionales, a pesar de que se advertía el origen del fallo.

Tiraron sus hordas a las calles y plazas públicas, hicieron apresar a los infelices, un pobre guardián y a un mecánico de teléfonos por una “trama criminal con autores superiores”, el PLD ni el gobierno nada tuvieron que ver con ese aborto electoral, pero de todos modos Atila y Ludovico el loco mantuvieron el vilo al país, invocando a una guerra civil, con un enorme y enconado estado de agitación en los medios, en las redes, en las plazas, en las vías, hasta amenazaron atacar con sus “paramilitares”.

Solicitaron la intervención de fuerzas extranjeras, amenizaron sus luchas patrioteras con figuras del arte, solicitaron la renuncia del gobierno, quieren retornar al manicomio administrativo del PPH o a la farra del 3% de los ingresos del oro, en un estado de derecho no debe haber violación sin sanción y de alguna manera debe haber consecuencias ante una mala intención de aprovecharse de una mala gestión, nuestras instituciones deben dispensarnos alguna respuesta a estas felonías concatenadas.

Por Edgar Marcano
Desde Montreal-Canadá

Publicidad Pagada

anuncie