Publicado en: 05/03/2013

Alto mando político y militar de Venezuela se reúne en palacio de Miraflores

Palacio-de-Miraflores-caracas-venezuelaCARACAS.- El alto mando político y militar de Venezuela sostenía el martes una reunión extraordinaria tras una nueva recaída del cáncer que padece el presidente Hugo Chávez y que mantiene en vilo al país.

El encuentro se realiza luego de que en la víspera el Gobierno informara un deterioro en la salud del popular líder socialista a causa de una nueva infección “severa” y un empeoramiento de sus funciones respiratorias, que podrían forzarlo a dar un paso al costado.

El militar retirado, operado de urgencia en Cuba en diciembre, volvió el mes pasado a Caracas pero no ha podido asumir formalmente el cargo que ganó en las elecciones de octubre. Desde entonces, los partes médicos indicaron un continuo deterioro de su capacidad pulmonar.

La delicada condición del mandatario y la parquedad de la información oficial, cuyo más reciente reporte médico fue uno de los más sombríos, mantienen a los venezolanos inmersos en una enorme nube de rumores -multiplicados rápidamente por las redes sociales- que son desmentidos por el Gobierno.

El anuncio lleva a muchos venezolanos a creer que Chávez, que ha gobernado por 14 años, no podrá retomar la silla presidencial en un país que intenta avanzar hacia un modelo socialista con fuerte control del Estado y un estilo de mando con rasgos personalistas.

El canal oficial VTV difundió imágenes silentes del encuentro en Miraflores, al que además asistieron líderes del partido socialista y gobernadores, pero no especificó el propósito de la reunión.

“Tenemos mucha tristeza, pero mucha confusión también. Nos dicen una cosa por allí, otra cosa por acá. En mi alma, quisiera llorar, la verdad. Pero hay que agarrar fuerza y mostrarle a la oposición todo lo que hemos logrado”, dijo Marisol Aponte, líder comunitaria chavista.

Incluso los comunicados oficiales generan dudas entre los ciudadanos. El parte leído el lunes indicó que pese a su delicado estado, Chávez estaría recibiendo quimioterapia de “fuerte impacto”.

Algunos médicos consultados ponen en duda que un paciente en un estado tan delicado pueda estar recibiendo ese tipo de tratamiento.

En las adyacencias del Hospital Militar en Caracas, en donde según el Gobierno está recluido el mandatario desde que regresó al país hace dos semanas -algunos críticos del Gobierno aseguran que ya no está allí- se reunieron durante la mañana una decena de partidarios.

Y en al menos cinco puntos del país grupos de estudiantes identificados con la oposición permanecen encadenados a sedes de organismos públicos exigiendo que se determine si Chávez está facultado para gobernar, exigiendo que haya elecciones como manda la Constitución si es que no puede volver al poder.

“No cambian: ese odio que destilan es el que han prodigado a Chávez todos estos años. Les irrita que Chávez no se rinde y el pueblo tampoco”, escribió el martes en su cuenta de la red social Twitter el ministro de Información, Ernesto Villegas.

El militar retirado ganó en octubre por una abultada ventaja las elecciones presidenciales para comandar el país hasta el 2019. Pero pocas semanas después de la victoria reconoció ante el país que nuevamente tenía problemas de salud y debió someterse a una operación de emergencia que le ha impedido hasta ahora asumir formalmente el cargo.

CAMPAÑA ANTICIPADA

La Constitución establece que si un Presidente prolonga lo que denomina “ausencia temporal” podría ser declarado por una junta médica certificada como incapacitado para gobernar, lo que obligaría a convocar nuevos comicios en los siguientes 30 días.

Pero el máximo tribunal del país decretó en enero que Chávez tiene un lapso de tiempo indeterminado para juramentarse, mientras que el vicepresidente Nicolás Maduro y los ministros siguen en funciones.

Maduro -un ex chofer de autobús de 50 años- sería el candidato del oficialismo en una nueva elección cumpliendo con el designio de Chávez, quien lo ungió como su sucesor político si algo le sucediese.

El vicepresidente parece haber entrado en campaña en los últimos días, con apariciones diarias en las que enfatiza que la “revolución socialista” lanzada por Chávez en 1999 seguirá su curso y constante ataques a su potencial contrincante Henrique Capriles, el gobernador del estratégico estado Miranda.

Capriles, de 40 años, sería el potencial candidato de consenso de una atomizada oposición al igual que en la elección de octubre, en la que perdió frente a Chávez por unos 11 puntos.

El atlético gobernador bromeó hace días al recordar que venció en las urnas a dos vicepresidentes de Chávez y dijo que espera medirse con Maduro, ya que “la tercera es la vencida”.

Una reciente encuesta señaló, sin embargo, que Maduro obtendría una ventaja de 14 puntos sobre el gobernador.

“Es la voluntad de Dios. Estamos rezando por él, como siempre hemos hecho”, dijo conmocionada María Trinidad Quevedo, voluntaria en una oficina del partido socialista en Barinas, ciudad natal de Chávez.

Publicidad Pagada

anuncie