Publicado en: 10/01/2012

Al menos 31 muertos en un atentado en la frontera entre Pakistán y Afganistán (Video)

atentado-pakistan-31-muerto-despertar-dominicanoISLAMABAD, (EFE).- Al menos 31 personas murieron y 70 resultaron heridas por la explosión hoy de una bomba en el noroeste de Pakistán, escenario de una espiral de violencia que contrasta con el descenso del terrorismo en el resto del país.

El atentado, el más grave de los últimos meses, tuvo lugar en una estación de miniautobuses situada en un mercado de la demarcación de Khyber, fronteriza con Afganistán, según un funcionario de esa región tribal consultado por teléfono.

La bomba estalló a las 10:45 hora local (05:45 GMT) en uno de los vehículos de transporte que se encontraba cerca de una gasolinera del distrito de Jamrud y por la tarde el recuento mortal se elevaba a 31 muertos.

La fuente descartó la posibilidad de que se trate de un ataque suicida y precisó que el artefacto fue detonado por control remoto.

Jamrud se halla en el principal paso terrestre que une Pakistán con Afganistán. La zona está en las afueras de Peshawar, la capital de la conflictiva provincia noroccidental de Khyber-Pakhtunkhwa, feudo de diversas organizaciones insurgentes.

En la región se han registrado durante las últimas semanas varias explosiones y enfrentamientos entre las fuerzas de seguridad y los talibanes, e incluso entre grupos islamistas rivales.

En el lugar son frecuentes los atentados insurgentes contra las milicias antitalibanes, que apoyadas por las autoridades combaten el aumento de la esfera de influencia de los integristas islámicos.

Organizaciones islamistas y criminales luchan por establecer estructuras de poder paralelas al Estado en Khyber, por donde discurre algo menos de la mitad de los abastecimientos para las tropas extranjeras en Afganistán.

Pero este paso y el de Chamán, más al sur, permanecen sellados a los camiones de la OTAN desde el 27 de noviembre.

Pakistán tomó entonces esa decisión en represalia por la muerte de 24 de sus soldados en un ataque con helicópteros de la OTAN en la región tribal paquistaní de Mohmand, limítrofe con Afganistán, que abrió una crisis diplomática entre Islamabad y Washington.

Analistas y fuentes de seguridad creen que Pakistán reabrirá pronto estas rutas cruciales para el desempeño de las fuerzas extranjeras en la guerra afgana, aunque el Gobierno de Islamabad no ha dado pistas de cuándo lo hará.

El triángulo formado por Khyber, donde se registró hoy el atentado, y las regiones vecinas de Kurram y Orakzai -puerta de entrada estratégica a los bastiones talibanes de Waziristán-, es el epicentro de la violencia armada de los últimos meses en Pakistán.

Sin embargo, los ataques terroristas a gran escala han descendido de forma drástica en el resto del país durante el último medio año, especialmente en los principales núcleos urbanos.

Según un estudio del Instituto de Pakistán para Estudios de Paz (PIPS), el número de muertos a causa del terrorismo bajó en 2011 en este país un 18 por ciento respecto al año anterior (de 2.913 a 2.391).

Fuentes de seguridad consultadas por Efe creen que la tentativa de diálogo entre el movimiento talibán paquistaní (TTP, siglas en urdu) y las autoridades explican en parte el descenso de la violencia terrorista.

Otros factores son las ofensivas militares contra el TTP, que aglutina las diferentes organizaciones islamistas armadas que actúan en Pakistán, y supuestas desavenencias entre estas facciones, que tienen agendas regionales y nacionales no siempre coincidentes.

Ban Ki-moon condena el atentado terrorista en el noroeste de Pakistán

Naciones Unidas, 10 ene (EFE).- El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, condenó hoy con firmeza el atentado cometido en el noroeste de Pakistán en el que murieron al menos una treintena de personas y resultaron heridas otras setenta.

“El secretario general condena con firmeza el ataque terrorista en Jamrud que dejó decenas de muertos y muchos heridos, incluidos niños”, afirmó el portavoz de Ban, Martin Nesirky, en un comunicado de prensa divulgado en la sede central del organismo en Nueva York.

Ban trasladó también sus condolencias a los familiares de las víctimas y reiteró la “solidaridad” de Naciones Unidas al pueblo y al Gobierno de Pakistán en sus “continuados esfuerzos” para hacer frente al terrorismo y el extremismo.

Al menos 31 personas murieron y 70 resultaron heridas por la explosión hoy de una bomba en el noroeste de Pakistán, escenario de una espiral de violencia que contrasta con el descenso del terrorismo en el resto del país.

El atentado, el más grave de los últimos meses, tuvo lugar en una estación de miniautobuses situada en un mercado de la demarcación de Khyber, fronteriza con Afganistán, según detalló a Efe un funcionario de esa región tribal.

La bomba estalló a las 10.45 hora local (05.45 GMT) en uno de los vehículos de transporte que se encontraba cerca de una gasolinera del distrito de Jamrud y se descarta que fuera un ataque suicida porque el artefacto fue detonado por control remoto.

Jamrud se halla en el principal paso terrestre que une Pakistán con Afganistán. La zona está en las afueras de Peshawar, la capital de la conflictiva provincia noroccidental de Khyber-Pakhtunkhwa, feudo de diversas organizaciones insurgentes.

En la región de Khyber se han registrado en las últimas semanas varias explosiones y enfrentamientos entre las fuerzas de seguridad y los talibanes, además de entre grupos islamistas rivales.

Sin embargo, el número de ataques terroristas ha descendido en el resto de Pakistán durante el último medio año, especialmente en los principales núcleos urbanos.

Según un estudio del Instituto de Pakistán para Estudios de Paz (PIPS), el número de muertos a causa del terrorismo bajó en 2011 en este país un 18 por ciento respecto al año anterior (de 2.913 a 2.391).

Publicidad Pagada

anuncie