Publicado en: 08/09/2011

Afiliado Al Qaeda, sospechoso de ataque Nueva Delhi

Nueva Delhi-Policia

Un grupo de policías acordona el área de un ataque con bomba a las afueras de la Corte Suprema de Nueva Delhi.

NUEVA DELHI (Reuters) – Una potente bomba colocada en un maletín frente a la Corte Suprema de Nueva Delhi causó el miércoles la muerte de al menos 11 personas e hirió a otras 76, en un atentado que según las autoridades se atribuyó un grupo extremista del sur de Asia vinculado a Al Qaeda.

La bomba dejó un cráter cerca de la recepción principal donde se emiten los pases para abogados y visitantes, antes de entrar en el principal control de seguridad del edificio.

Las autoridades indias dijeron que el grupo extremista Harkat-ul-Jihad Islami (HUJI), un afiliado de Al Qaeda con bases en Bangladesh y Pakistán, había enviado un correo electrónico atribuyéndose la responsabilidad.

Ilyas Kashmiri, quien las autoridades estadounidenses creen que murió recientemente en Pakistán, era el jefe de HUJI y un importante miembro de Al Qaeda.

El primer ministro indio, Manmohan Singh, está actualmente en visita oficial a la vecina Bangladesh, la primera de un primer ministro indio en 12 años.

En un correo electrónico a la Agencia Nacional de Investigación (ANI), el grupo pidió a India que revocara la sentencia de muerte a un hombre condenado en relación con un ataque al Parlamento indio en el 2001 y advirtió que, si no lo hacía, apuntaría a otros tribunales importantes en el país.

“Ese correo electrónico tiene que revisarse muy seriamente porque HUJI es un grupo terrorista muy prominente entre cuyos objetivos está India”, dijo el jefe de la ANI, S.C. Sinha, a periodistas.

La explosión se produce en un momento en el que se ha elevado la seguridad en puntos clave mientras el Parlamento celebra sesiones y se acerca el aniversario de los atentados del 11 de septiembre del 2001 en Estados Unidos.

También ocurre menos de dos meses después de que un triple atentado casi simultáneo en Mumbai, el centro financiero de India, causara 24 metros. Aún no se sabe quién estuvo detrás de esos ataques.

ABOGADOS IMPACTADOS

“Estaba cerca de la puerta en ese momento”, dijo el abogado K.K. Gautam, sobre el ataque del miércoles. “Había una fila ordenada cuando ocurrió una gran explosión. Vi muchos heridos y muertos. Vi unos 20-25 heridos y unos 10 muertos”, agregó.

El edificio del tribunal está en una zona frondosa, normalmente tranquila y lujosa de la ciudad. La puerta exterior habitualmente está vigilada por un puñado de policías armados con rifles automáticos y escáneres manuales.

Los abogados con trajes negros y cuellos blancos almidonados aparecían conmocionados en uno de los días más ocupados de la semana, cuando el tribunal trata peticiones de interés público.

Unos 120 soldados, policías y artificieros estaban en el lugar, y las ambulancias trasladaban a los heridos.

“Creo que vi a este tipo (sospechoso). Iba de blanco, de 34 ó 35 años, llevaba un maletín y se saltó la larga fila”, dijo un hombre de mediana edad a canales indios de televisión.

“Debe haber habido unas 80 personas en ese momento, cuando la bomba explotó. Yo me agaché inmediatamente pero el hombre detrás mío no lo hizo y fue impactado (por fuego de metralla) en el brazo derecho”, agregó.

La explosión en el corazón de la capital replanteará las preocupaciones sobre la capacidad de las autoridades para impedir atentados, sobre todo en zonas sensibles y de alto riesgo.

Publicidad Pagada

anuncie